Khloé Kardashian vuelve a sufrir la sombra de la traición de su novio, Tristan Thompson, con la modelo Sydney Chase. Ella ya se ha quitado el anillo de diamantes que anunciaba una posible boda. Él lo niega todo, como ya hizo las anteriores veces que le han pillado siendo infiel


La historia interminable, quizá muy a pesar de Khloé Kardashian, que se enfrenta una vez más a las acusaciones de infidelidad que pesan sobre los hombros de su pareja, Tristan Thompson. Una deslealtad puso punto y final a su relación, pero finalmente la popular celebrity decidió acallar lo que su mente le dictaba y hacer caso tan solo a lo que su corazón le empujaba a hacer, motivo por el cual decidió darle una segunda oportunidad a su novio y confiar en que habría escarmentado de sus devaneos con otras mujeres. Pero, como suele decirse, la cabra tira al monte y es difícil que cambie de actitud si ha comprobado que, tras varias infidelidades públicas, Khloé Kardashian termina por perdonar una y otra vez a su chico. Pero quizá el vaso se esté colmando, después de que salgan a la luz nuevas acusaciones para el jugador de baloncesto.

Las declaraciones puestas sobre la mesa por la modelo Sydney Chase han supuesto un revuelo mediático en Estados Unidos, viviéndose en las redes sociales una oleada de quejas hacia ella por meterse en una relación, críticas al deportista por no respetar a su pareja y también a la propia Khloé Kardashian por no poner cartas en el asunto y darle portazo a su chico. La modelo asegura que ha tenido relaciones con Tristan Thompson después de que este volviese a la vera de la joven Kardashian con la promesa de no volver a traicionar su confianza. Parecía que todo era idílico ahora entre ellos, que incluso han llegado a dejar constancia pública de su deseo de ampliar la familia con la llegada de un nuevo retoño, pero las revelaciones de la maniquí han puesto patas arriba su hogar.

“Siento que ha llegado el momento de tener otro hijo”, decía hace unas semanas Khloé Kardashian en su reality. Ahora, quizá ya no lo tenga tan claro. Sydney ha querido dejar claro que Tristan Thompson ha caído en la tentación con ella después de que la pareja se reconciliase: “Sí, los rumores de Tristan son ciertos. La última vez que tuvimos contacto fue el día después de la fiesta de cumpleaños de su hija”, confiesa la modelo, que además asegura tener pruebas de lo que dice, así como mensajes comprometedores que pondrían en un serio aprieto al deportista y, por consecuencia, también su relación con Khloé Kardashian.

Sydney Chase asegura que su relación con el jugador de baloncesto comenzó el pasado mes de noviembre. Según ella, el inicio de sus citas sexuales tuvo lugar ante la certeza de que él estaba soltero, algo que no era cierto: “Me dijo que ya no estaba en una relación. Hablamos, salimos varias veces. Yo le pregunté si estaba soltero y él me dijo que sí. Sucedió y luego me enteré de que no estaba soltero y corté con él”, sentencia la joven, que no ve justo la traición de su amante hacia su pareja, que ha sufrido muchísimo por esta historia, a pesar de que decidió perdonarle por no romper la familia que habían creado.

La reacción de Tristan Thompson y Khloé Kardashian

El primero en dar un paso al frente para frenar las declaraciones de la modelo ha sido el propio Tristan Thompson, que ya ha anunciado que emprenderá acciones legales para proteger su intimidad y su honor. No duda en sentenciar que Sydney Chase es una “mentirosa” y que no dudará en sentarla ante un juez si sigue en su empeño de arruinar su relación. De hecho, su abogado, Marty Singer, ya se ha puesto en contacto con la maniquí a través de una carta: “El señor Thompson no tenía ninguna relación con usted y nunca le envió mensajes de ese tipo”, se puede leer en dicha misiva, a la que ha tenido acceso el medio ‘TMZ’.

mensaje de Sydney Chase contra Tristan Thompson

Khloé Kardashian, por su parte, ha optado por no pronunciarse al respecto y dejar que las dudas se despejan. No sabe si desconfiar en su pareja o si poner en cuarentena el testimonio de la modelo a la espera de ver si dice la verdad o es una “mentirosa” como asegura él. Eso sí, hay un gesto que no ha pasado desapercibido para nadie y es que desde este fin de semana ya no lleva el anillo de diamantes que llevaba en el dedo anular de su mano izquierda, el cual anunciaba un posible enlace entre ellos. Tan solo el tiempo despejará las dudas, tanto para ella como víctima de la traición, como para el público que ansía saber quién miente.