Justin Bieber se ha comprado la mansión que un día fue de Madonna en Los Ángeles. En 4.000 metros cuadrados en realidad se albergan tres casas. La principal tiene 14 cuartos de baño. Estos son todos los detalles. Vea todas las fotos


Vivir como Madonna está al alcance de muy pocos privilegiados, pero Justin Bieber y su mujer, Hailey Baldwin, se encuentran en este selecto y exclusivo club de afortunados. Así ha hecho el cantante y su esposa, que han decidido hacerse dueños de la mansión de la artista que tenía en venta en la elitista zona de Los Ángeles de Beverly Hills por 30 millones de euros. Una jugosa transacción en la que ambas partes han quedado satisfechas: Madonna por poder deshacerse de una titánica mansión a la que no podía sacar provecho tras mudarse a vivir a Lisboa para apoyar la carrera futbolística de su hijo. También Justin Bieber, que ya trata de romperse la cabeza pensando qué se puede hacer para aprovechar al máximo las 8 habitaciones a modo de suites que posee la vivienda o decidir en cuál de los 14 cuartos baños desea hacer sus necesidades.

Para Madonna ha sido todo un negocio redondo. Compró la casa en 2002 por tan solo 10 millones de euros y logró venderla por 16,7 millones de euros tan solo 10 años después, tras tratar de venderla por 24 millones de euros. Ahora, el dueño que se hizo con ella después ha vendido de nuevo la vivienda por 30 millones, sumando así más millones a su fortuna y cumpliendo el sueño de Justin Bieber de tener la casa con la que siempre había deseado.

La casa fue construida en 1968 sobre un terreno de 4.000 metros cuadrados. En total, la vivienda principal cuenta con 530 metros cuadrados y decimos la casa principal, porque además de esta, en el terreno se incluyen dos mansiones más para recibir huéspedes con todo lujo de comodidades. Y es que, la mansión cuenta con una impresionante zona ajardinada, repleta de vegetación, con una preciosa piscina con cascada y spa incluidos. También dos canchas de tenis. Lujos con los que compite la exclusividad del interior de la casa.

Dando un paseo por las estancias de la casa que un día fue de Madonna y ahora es propiedad de Justin Bieber, podemos encontrar 8 habitaciones gigantescas, a modo de suites, todas ellas con su correspondiente cuarto de baño. Unos con ducha, otros con bañera y otros con ambas comodidades, además de spa. También varios salones y comedores, una impresionante cocina con todo lujo de detalles, un gimnasio completamente equipado, una sala de cine con 15 asientos y hasta 7 chimeneas distintas para ir cambiando de escenario cuando el frío aprieta y se desea un ambiente romántico y acogedor al calor del fuego. Muchas comodidades que suman tan solo la casa principal y con las que también cuentan las otras dos casas, destinadas a recibir visitas y que sientan el lujo que rodea ahora al joven cantante.

Veamos foto a foto la nueva casa de Justin Bieber y su mujer, Hailey Baldwin, que un día acogió a Madonna y sus hijos, antes de decidir instalarse en Lisboa para vivir de manera más modesta, pero sin renunciar a los lujos que siempre le han rodeado: