Jennifer López ha recibido en su domicilio una nueva notificación judicial que le informa que ha sido demandada y que se le solicita legalmente un montante jugoso de 36 millones de euros. En la demanda se refleja que ha sido Samantha Barbash, la mujer en la que la artista se inspiró para interpretar a su personaje en ‘Estafadoras de Wall Street’, que no está conforme con la imagen que se ha dado de ella en la película que se inspira en su vida.

Así lo ha dado a conocer la revista ‘People’, donde se subraya que la stripper ha decidido emprender acciones legales contra Jennifer López por un valor de 36 millones de euros en concepto de indemnización. La película que ha producido la propia actriz mediante su productora, Nuyorican Productions, narra la historia real de un grupo de bailarinas eróticas de Nueva York que idearon un plan para estafar a sus clientes, en su gran mayoría inversores de bolsa de Wall Street. El poder de los hombres poderosos de la bolsa se vio puesto en entredicho por mujeres que, para ellos, no tenían mayor valor que el que ponían por sus bailes ligeras de ropa, pero que demostraron tener muy buena mano con los negocios.

Lo que más ha molestado a Samantha Barbash no ha sido tanto la imagen que se ha dado de ella y sus amigas, que también, sino el hecho de que se haya explotado económicamente su imagen sin que ella sea partícipe de ello: “Decidí no participar en la película, porque no iba a regalar mis derechos sobre la cinta. Intentaban pagarme una cantidad minúscula”, señalaba en conversación con ‘Vanity Fair’ el pasado mes de septiembre.

Pero si algo le ha dolido especialmente de los que aparece en la cinta, es que aparezca “usando y manufacturando sustancias ilegales en su casa cuando vivía con su hija”, algo por lo que no está dispuesta a pasar y motivo por el cual sentará a Jennifer López en el banquillo de los acusados, con un peso sobre sus espaldas valorado en 36 millones de euros.