En los últimos años, la carrera de Eric Clapton estaba pasando desapercibida. Al menos hasta que se ha pronunciado en contra de la medicina convencional.

El guitarrista, que actualmente tiene 76 años, ha aparecido en el canal de YouTube Real Music Observer para debatir sobre cómo ha cambiado su vida desde que se vacunó con AstraZeneca en contra de su voluntad en 2021. Desde aquel día, Clapton no ha dudado en difundir sus opiniones antivacunas. Además, aseguró que cuando le pusieron la primera dosis de la vacuna empezó a sentir las manos acartonadas, lo que le impedía tocar la guitarra con normalidad.

Eric Clapton / Gtres

En la charla de YouTube, Eric Clapton se quejó de que le habían engañado para vacunarse contra la Covid-19 a través de publicidad subliminal en los anuncios de algunas farmacéuticas, y advirtió así a los demás para que no cayeran en su mismo error.

El legendario músico afirma que él se vacunó porque todavía no había llegado a él la información sobre la hipnosis de formación masiva, también llamada «psicosis de formación de masas». Esto es una teoría conspiranoica, lanzada por Mattias Desmet, que ganó fuerza en 2021 y que aseguraba que se estaba ejerciendo un control mental sobre todos aquellos que habían sido vacunados, permitiendo a los líderes manipularlos fácilmente para, por ejemplo, ponerse más vacunas o incluso usar mascarillas.

«Me di cuenta de que existía una teoría, detrás de la cual había un hombre, Mattias Desmet, que es profesor de psicología clínica en la Universidad de Ghent en Bélgica», comenzó diciendo el autor de «Tears in Heaven». «Y está bien esa teoría de hipnosis de formación de masas. Yo pude verlo en toda la sociedad en cuanto supe de ella«, aseguró Clapton.

Además, según el guitarrista, llegó a ver publicidad subliminal incluso en esa misma plataforma, en YouTube.

Apoyo de otros músicos

En el panorama musical, Eric Clapton ha encontrado el apoyo de otros compañeros que tienen las mismas teorías negacionistas que él. Uno de ellos es el músico Van Morrison.

Clapton se quejó de que, cuando hizo sus primeras declaraciones polémicas en torno a las vacunas y a la Covid-19, habían pasado ya 18 meses desde que lo retiraron a la fuerza de los escenarios, refiriéndose a las restricciones que, por la pandemia, vivieron los eventos y los espectáculos en directo. «Fue entonces cuando me enteré de que Van estaba haciendo frente a las medidas, así que me uní a él», recuerda el músico.

Van Morrison / Gtres

Morrison, de también 76 años, ya había reclamado que no se le permitía objetar libremente los requisitos de las vacunas. «Estaba desconcertado, parecía que yo era la única persona que encontraba apropiado lo que decía», dijo Clapton, dejando claro su apoyo a su compañero.

Sin embargo, ha lamentado que no ha encontrado más apoyo en otros compañeros de profesión. «Ya no recibo tantos mensajes de texto y correos electrónicos», ha dicho con pena Eric Clapton.

Eso sí, él muestra su apoyo a todo aquel solista o grupo musical que se declara antivacunas. Hace tan solo unos meses, donó más de 1.300 dólares a un grupo de rock británico al que multaron por violar el protocolo Covid-19 en un show en 2021.

Mala relación con su familia

Ante la controversia creada por él mismo, Clapton no encontraba apoyo ni en su familia ni en sus amigos, quienes al parecer hasta se asustaron de él.

El músico ha perdido el contacto con amigos y familiares por culpa de sus opiniones polémicas. Asegura que éstos piensan que es un chiflado, aunque puntualiza que lo piensan desde antes de que se pronunciara contra las vacunas. No obstante, estas declaraciones las hizo bromeando.

Eric Clapton / Gtres

Eric Clapton ha reducido mucho su círculo en el último año o, como él dice, «lo ha refinado». Ahora a su alrededor únicamente están las personas que, según él, realmente necesita y ama. Las teorías apuntan a que, ante la peligrosidad que supone una persona antivacunas, la mayoría de sus amigos le han retirado la palabra y han decidido cortar su amistad por lo sano.

De hecho, ha hablado de sus hijas (de 37, 20, 19 y 16 años) y ha confesado que no ha podido convencer con sus argumentos a ninguna de ellas, así que las chicas se han visto obligadas a darle «un poco de libertad».