David Beckham vuelve a ser protagonista de la noticia en la que le hubiera encantado no participar. El exfutbolista ha sido cazado por los fotógrafos utilizando el teléfono móvil mientras conducía su 4×4 de la marca Mercedes por el centro de Londres.

David Beckham

Las imágenes, que fueron captadas durante la noche, demuestran que el marido de Victoria Beckham no ha aprendido la última lección que la justicia británica intentó darle.

David Beckham

El pasado día 10 de mayo el que fuera jugador del Real Madrid de los galácticos tuvo que presenciarse en la corte inglesa para enfrentarse a un juicio rápido en el que fue multado con casi 1000 euros y le fue retirado el carnet de conducir durante 6 meses. La razón de la multa entonces fue exactamente la misma infracción que ha cometido ahora: el uso del teléfono mientras conducía.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Today is #WorldAIDSDay and my friend @eltonjohn founded @ejaf 27 years ago to help people living with or at risk of HIV and he continues to shine a light on the HIV epidemic like no one else. His Foundation supports anyone, anywhere in hopes of an AIDS free future. I’m so proud to be a patron of this Foundation that has saved over 5 million lives and raised awareness of HIV/AIDS with over 100 million people all over the world from Thailand to Mozambique to the US or the UK. I’ve met children living with HIV with @unicef and the 7 Fund in Swaziland and South Africa and I know how important it is that they have the love, care and treatment they need to live a healthy life. Follow @ejaf to learn more about their amazing work this World AIDS Day. X

Una publicación compartida de David Beckham (@davidbeckham) el

Que apenas un mes después de recuperar el permiso de conducir haya sido pillado cometiendo el mismo error por el que ya fue condenado podría suponer un golpe bajo para su buena imagen, ya que el deportista es embajador de numerosas causas y organizaciones benéficas que, a buen seguro, no se sentirán cómodos viendo como uno de sus iconos reincide en uno de sus grandes errores.