El nombre de Meghan Markle parece estar rodeado de polémica independientemente de lo que la exactriz norteamericada haga, diga, se ponga o deje de hacer, decir o vestir. La mujer del Príncipe Harry se ha convertido en la protagonista de todos los escándalos y el último ha sido a raíz de su última aparición pública, cuando apostó por un abrigo diseñado por Stella McCartney para protegerse del gélido frío otoñal que ya hace en Reino Unido.

Meghan Markle desvela que Archie ya gatea y tiene dos dientes

Desde el perfil oficial de la firma de ropa compartieron una imagen de la madre del pequeño Archie luciendo la pieza, una chaqueta negra con cinturón valorada en algo más de 2000 dólares, y acompañaron la fotografía con un mensaje que parecía estar escrito por la propia hija de Paul McCartney: «Estoy muy honrada de tener a Su Alteza Real la Duquesa de Sussex con nuestro abrigo Otoño ’19 en el servicio del Día del Recuerdo. x Stella #RemembranceDay».

Pero lo que no tuvo encuenta la diseñadora a la hora de presumir del estilismo de la cuñada de Kate Middleton fue que el acto era un solemne homenaje a los caídos en la Primera Guerra Mundial. Muchos de los seguidores sí cayeron en ese detalle y no dudaron en criticar a la modista por intentar sacar partido a un momento tan doloroso como aquel, en el que la propia Isabel II llegó a derramar una lágrima mientras observaba el acto desde su balcón.

Las críticas fueron tantas que la marca borró el post publicado de su perfil de Instagram, pero teniendo en cuenta la amistad que le une con Meghan Markle será sin duda el hecho de haber relacionado su nombre con una nueva polémica lo que más duela a Stella, que fue una de las mujeres claves el día de la boda de la protagonista de ‘Suits’, ya que diseñó su segundo vestido.