Desde que se estrenó en el año 1994, la serie estadounidense Friends ha supuesto un boom en la cultura popular y audiovisual de todo el mundo. Sus protagonistas marcaron la época de los 90 y el principio de los años 2000, y alrededor de la Tierra se oían carcajadas gracias a las vivencias de Joey, Rachel, Ross, Monica, Chandler y Phoebe.

Sus actores y actrices se convirtieron en iconos, y aunque no todos siguieron en punto de mira, algunos de ellos sí que continuaron desarrollando una carrera profesional plagada de blockbusters y éxitos en taquilla.

Es el caso de Courteney Cox, que tras alcanzar la fama con Friends, protagonizó la saga de películas de terror Scream, y apareció en otras como The TripperBedtime StoriesNovember The Longest Yard. Además, fue protagonista de la serie Cougar Town, en el papel de Jules Cobb durante 102 episodios.

Ahora, en plena promoción de su nueva serie de televisión de terror Shining Vale, que se estrena el próximo 6 de marzo en Starz, la actriz ha hablado sobre el paso de los años y se ha sincerado sobre sus procedimientos estéticos.

«Me siento como si fuera joven. Tengo muchos amigos que están en los 30 y no pienso en ello. Para mí, tenemos la misma edad hasta que me paro a pensarlo», dijo Cox en una entrevista con una revista estadounidense.

Gtres

También ha hablado sobre cómo se siente al estar cerca de cumplir los 60. «Dios mío, es muy difícil escuchar eso o decirlo. No me lo puedo creer. No hay nada malo en cumplir 60 años, pero simplemente no puedo creérmelo. El tiempo pasa tan rápido…», exclamaba con cierta nostalgia Courteney. «No hay duda de que estoy más asentada, he aprendido mucho a lo largo de mi vida: qué disfrutar, qué intentar hacer más, qué dejar ir…». Así, la que dio vida a Monica Geller valora todas las experiencias que ha vivido en toda su vida, tanto las buenas como las malas, pues son las que le han llevado hasta el lugar en el que está hoy.

Cirugías estéticas a tutiplén

Lo vemos en la mayoría de rostros de Hollywood. Algunos con mejor resultado, y otros… no tanto. Las operaciones estéticas están a la orden del día, y en una industria en la que es prácticamente obligatorio que se vean perfectas, casi todas las actrices se someten a algún tipo de procedimiento estético a lo largo de sus carreras, sobre todo cuando empiezan a alcanzar la mediana edad.

Courteney Cox ha sido una actriz más de las que han pasado por una operación estética, y en la entrevista con la revista norteamericana también ha hablado sobre la evolución de su cara con el paso de los años.

«Hay un momento en el que te das cuenta de que estás cambiando y que pareces más vieja. Yo intenté perseguir la juventud durante años», recuerda la actriz, que se negaba a asumir el paso de los años sobre ella. «Y no me di cuenta de que en realidad me veo muy rara con inyecciones y cambiando cosas de mi cara que ahora nunca cambiaría». Con esta confesión Courteney Cox deja claro que se arrepiente de haberse sometido a tantos tratamientos estéticas que, prácticamente, desfiguraron su rostro y la convirtieron en alguien que no era.

Cox quedó perpleja ante la oleada de comentarios sobre su rostro que se produjeron una vez que apareció en público tras haber pasado por el quirófano. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que tenía que parar, y decidió disolverse todos los rellenos que se había puesto, para parecerse más a la Courteney que se hizo famosa al principio de todo y a la que todos adoraban.

Afectada por la presión de la fama

Courteney Cox ha aprovechado la entrevista para volver a pronunciarse sobre su época en la sitcom que hizo reír a medio mundo. Ha desvelado que todo el reparto de Friends sentía una presión enorme para conseguir sacarle la sonrisa a la gente, y unos personajes más que otros. De este modo, se ha referido a su amigo y compañero Matthew Perry, que interpretaba a Chandler Bing en la serie. «Creo que ahora lo está haciendo muy bien», apoya Cox a Perry, que ha seguido una carrera intermitente en la industria del cine y la televisión.

Gtres