Posiblemente, este 2019 sea el año más complicado en la vida de Aaron Carter. El cantante, de 31 años, hermano de Nick Carter, ha sido ingresado en el hospital Ascension Sacred Heart de Florida. Una instantánea compartida en su cuenta de Instagram ha despertado la alarma entre sus seguidores.

7 escándalos internacionales que han sorprendido este 2017

En la imagen se puede ver al cantante descansando sobre una camilla y la publicación va acompañada del siguiente comentario: «Mamá cuidará de ti». Esta foto se sucede cuando Aaron había viajado para reencontrarse con su progenitora, Jane Carter. Precisamente está siendo su madre la encargada de actualizar sus redes sociales, tal y como ha contado a través de su cuenta de Twitter, mientras su hijo se recupera después de una importante pérdida de peso. Actualmente pesa poco más de 50 kilos y mide 1,83 metros.

El estrés que le ha provocado su situación familiar le habría generado esta drástica pérdida de peso por la que ha sido ingresado. Y es que hace tan solos unos meses, sus hermanos Angel y Nick -miembro de los Backstreet Boys- solicitaban una orden de alejamiento por amenazas de muerte del cantante.

El pasado mes de septiembre, el artista habló durante una entrevista en la CBS sobre su salud física y mental. Sufre un trastorno de personalidad múltiple, esquizofrenia y ansiedad aguda. «Soy maníaco depresivo», reconocía. Además, también se manifestó sobre sus adicciones. En 2007 tuvo que permanecer un tiempo ingresado en un centro de rehabilitación.