Carmen Porter, la esposa de Iker Jiménez, ha acaparado toda la atención tras publicar un vídeo que ha generado multitud de críticas.


Iker Jiménez se ha convertido en uno de los presentadores más polémicos durante la pandemia. Antes de que esta tuviera lugar en España advirtió a los espectadores del tsunami que llegaría al país, sin embargo, muchos incrédulos le acusaron de alarmar sin motivo alguno. Poco después de que se decretara el estado de alarma ‘Cuarto milenio’ echó el cierre, siendo muchos los seguidores del espacio que pusieron el grito en el cielo. Querían estar informados, por lo que el periodista encontró otra alternativa: Youtube. Se refugió en las ondas para intentar aclarar y hablar con expertos sobre el coronavirus y ha sido en el mes de septiembre cuando ha vuelto a la televisión. Lo ha hecho por todo lo alto, consiguiendo unos altísimos datos de audiencia hasta tal punto que este jueves dio el salto de Cuatro a Telecinco con el «Informe covid«. Quizás por ello todavía estén más miradas puestas en su esposa, Carmen Porter, quien ha sido fuertemente criticada estos días en Twitter por cometer supuestamente un delito, algo que ella ha negado por completo.

Todo sucedió después de que la periodista se grabara en el coche muy feliz para anunciar el bombazo. «¡¡¡Sorpresa!!! El jueves a las 22 horas damos el salto a Telecinco. Informe Covid. Cuarto Milenio sigue también todos los domingos en su cita semanal. Gracias a todos por vuestro apoyo.», dijo. Nada hacía presagiar entonces que muchos usuarios repararan la atención en este detalle, ya que había quien estaba seguro de que Carmen Porter estaba conduciendo mientras se grababa. Una infracción de tráfico que, hoy en día, se ha convertido en una de las distracciones más habituales entre los conductores españoles, según la DGT, y que conlleva una sanción de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

Las críticas se multiplicaron, aunque hubo otros muchos que destacaron otro detalle: sus gafas de sol espejo. Estas reflejaban que es lo que tenía enfrente y no era el volante, sino desde su puesto de copiloto. A su lado alguien sujetaba con las dos manos el volante, lo que dejaba claro que no era ella quien estaba conduciendo. Aunque ella, por si acaso, lo ha aclarado ante quien todavía tenga dudas de cómo se grabó el polémico vídeo que le ha hecho copar titulares. «Vuelvo a conducir otra vez y a hablaros por el vídeo, como he hecho antes. ¡Cuánto listo hay por la vida, por favor, de verdad!», comenzaba diciendo la mujer de Iker Jiménez. «Estoy en la misma posición y hablando con el mismo dedo. Como comprenderéis, no voy grabando un vídeo y conduciendo. El móvil hace ese efecto cuando te grabas a ti mismo», añadía. Palabras que ha acompañado de un texto con el que se evidencia que está más que hastiada de todo lo vivido estos últimos días. «A ver si queda ya claro. Tengo más paciencia que el Santo Job», ha escrito Porter.