"No me siento una mierda como me he sentido otras veces", ha contado la hija de María Teresa Campos durante su última entrevista en el 'Deluxe'.


«Yo siempre intento no defraudar. No vengo a escaquearme de nada», con estas palabras Carmen Borrego comenzada su entrevista en ‘Viernes Deluxe’. La hija de María Teresa Campos ha vuelto a pisar el plató con la intención de cerrar viejas heridas. Con actitud positiva y tranquila, la colaboradora ha revelado que ha dejado atrás una etapa muy dura marcada por los problemas que ha tenido de autoestima profesional. 

Instagram

«No me siento una mierda como me he sentido otras veces». Ha reconocido que ha vivido un tiempo «jorobado» en el que, indudablemente, se ha visto atacada. «Uno se queda sin autoestima». Hacía alusión a los duros reproches de ciertos colaboradores de la cadena como Kiko Hernández: «Me ha hecho daño cantidad de veces. Al igual que me lo habéis hecho otros muchos.»

Carmen Borrego ha vuelto renovada, pero ha confesado que ha precisado de ayuda profesional. «He ido a un especialista. Me parece que es fundamental. Hay veces que todo es un mundo y hay que pedir ayuda. El especialista flipó conmigo». También ha incidido en cómo le ha afectado mezclar distintos aspectos de su vida: «Me ha pasado factura trabajar al lado de mi familia. Muchas veces yo he podido meter la pata».

Instagram

«Sí, he llorado. He llorado muchas veces, pero no me reconozco en esa Carmen», ha asegurado con rotundidad. La colaboradora ha reiterado que no es una persona ni rencorosa ni envidiosa. También ha hablado de los encontronazos que ha mantenido en televisión con su sobrina, Alejandra Rubio. «Ahora he retomado la relación con Alejandra como la he tenido siempre. Es cierto que en un momento dado la relación se enfrió. A mí me gustaría que Alejandra siga siendo como es y que se sienta libre para decir lo que piense».

Los problemas familiares

«Es cierto que Carmen Borrego ha podido hacer cosas que hayan podido hacer daño al clan Campos, pero nunca he sentido que de ahí se ha producido un problema familiar». Ha confesado que ciertas cosas que había dicho habían molestado a su familia, en especial a su hermana Terelu y a Alejandra Rubio.

Contacto

Eso sí, las rencillas familiares parecen cerradas. «Hace mucho tiempo que mi hermana no me dice: ‘Luego la mierda me la como yo’. No siento envidia por ninguna de ellas. Aunque sé cuál es el sitio de mi madre y el de mi hermana». También ha explicado cómo Terelu se ha podido molestar en ciertos momentos: «Después de hablar con ella y reflexionar, creo que ella no había visto muchas cosas. No fue consciente de las cosas que se dijeron de mí».

Asimismo se ha pronunciado sobre un sonado titular que dio en su momento sobre Rocío Carrasco cuando señaló que no creía que iba a existir una reconciliación con su hija. «Muchas veces te relajas cuando te entrevistan y no eres consciente de la repercusión de tus palabras. No me cuesta reconocer que he sentido vergüenza al salir de mi casa». Se defendía indicando que nunca había dado una entrevista para hablar de terceros. «Yo hablé en su momento con Fidel Albiac. Las veces que he visto a Rocío no he tenido ningún problema con ella. Aunque sí me arrepiento de haber dado una exclusiva hablando de ella».