El pasado mes de enero, Carla Barber anunciaba en redes sociales que está embarazada de su primer hijo. El día que compartía su felicidad con sus 966.000 seguidores se encontraba en la semana 23 y decía: «A veces en la vida no hacen falta palabras». Sin embargo, nada comentó sobre el padre de su bebé. Desde que comenzó su idilio con su actual pareja, la canaria ha procurado mantener su identidad al margen del público. A lo largo de su noviazgo no ha publicado su imagen en las redes sociales, donde suele enseñar los momentos más destacados de su día. Ahora, por fin, ha mostrado parte de su rostro.

La doctora ha subido una instantánea junto a su chico por el día de San Valentín. Junto a ella, escribe: «Mi felicidad, mi vida». Toda una declaración de intenciones para el hombre que conquistó su corazón tras su ruptura con Diego Matamoros. El hombre con el que formará una familia se llama Joseph. Es un empresario franco-monegasco que hasta ahora ha vivido afincado en Marbella y se dedica a la industria farmacéutica. Según fuentes cercanas a Josep a nuestra revista, «el novio de Carla tiene un puesto de gerente de ventas en un importante grupo y su economía está también saneada, aunque la empresaria prefiere no hablar de este asunto públicamente».

De él, la que fuera miss ha confesado que es un hombre romántico, generoso y único. Entre ellos existe una gran afinidad y comparten gustos y estilo de vida en común. A los dos les encanta, entre otras cosas, disfrutar de cosas como el deporte, la buena gastronomía y los viajes. Se conocieron gracias a un amigo en común y el flechazo fue inmediato. Hace poco, Carla confesaba en sus redes por qué ha mantenido a su novio al margen de los medios de comunicación: «Él es una persona totalmente ajena a las redes y a la vida pública. Le gusta mantener su vida privada de esa manera y yo le entiendo perfectamente». 

Carla Barber aún no tiene mucha barriguita

Aunque aún no se ha atrevido a dejar ver la cara de Joseph, este post constata que Carla está profundamente enamorada. Se siente feliz e ilusionada en esta nueva etapa en la que se está cuidando más que nunca. Ahora que se encuentra en un avanzado estado de gestación llama la atención lo poco que se le nota aún la barriguita.

Carla Barber embarazo
Foto: Instagram

A la espera de poder ver la carita de su bebé, Carla va preparando poco a poco el ajuar para su retoño. Una de las primeras cosas que puso en marcha fue confeccionar una detallada lista de la compra para facilitar a sus amigos y familiares la compra de regalos para el pequeño. En total, todos los obsequios que les pide están valorados en casi 6.600 euros.

La lista de la compra que ha elaborado Carla Barber para su bebé

Entre los artículos que figuran en su shopping list  una hamaca balancín automática valorada en 300 euros, un moisés para sus primeros meses de vida cuyo importe es de 330 euros, una trona para dar de comer a los bebés, valorada en 365 €, una cómoda cambiador de 470 €, una silla para el coche que cuesta 745 € o un carrito con capazo que cumple tres requisitos: cómodo, que pese poco y valga para los viajes, por el nada desdeñable precio de 1.299 €. Incluye incluso una cuna inteligente con sistema de relajación valorado en 1.375 €.

En su lista de deseos, Carla Barber también incluye artículos ‘low cost’, ya que no todos los bolsillos de sus seres queridos son tan pudientes como el de ella. Para quienes tengan un presupuesto más modesto, ha incluido productos como chupetes por 22 euros o  mantitas por el módico precio de 22 euros. Si sumamos todo lo que pide, la cuantía asciende a 6.547 euros. 

Carla Barber
Redes sociales

Atrás quedan los días más difíciles de Carla. El pasado mes de octubre, Carla Barber confesaba que padece una una enfermedad en el corazón. Se trata del síndrome de Brugada, por el que tiene un 3 % de posibilidades cada año de morir por muerte súbita. Recientemente desvelaba el calvario que ha tenido que pasar hasta llegar a este diagnóstico. Ha estado un total de 7 años de calvario, de constantes pruebas y revisiones médicas, en el que no sabía qué le sucedía.

«Hace 7 años tuve SÍNCOPE (desmayo repentino, me desplomé) en dos ocasiones. Me hicieron pruebas y me diagnosticaron insuficiencia congénita de válvula aórtica y mitral de grado I-II», ha contado. «Desde entonces me he estado realizando chequeos cardiológicos anuales de revisión. Además de los síncopes que tuve, cuando tengo mucho estrés emocional noto ARRITMIAS (mi corazón late más lento y a un ritmo irregular). Este año, gracias a una persona muy especial, tuve la suerte de que el chequeo anual me lo hiciera el doctor @ftorrescalvo ♥️  Él ha sido quien después de 7 años de chequeos y pruebas, consiguió detectarme el Síndrome de Brugada».