Borja Thyssen vuelve a estar en apuros, porque la Fiscalía insiste en que sí cometió delito fiscal y pide que se anule su absolución. Piden que se revisen las pruebas que demostrarían su presunta culpabilidad


Lo que parecían ser excelentes noticias para Borja Thyssen, tan solo han durado unos días, y es que su absolución judicial en el juicio en el que se le acusaba de un supuesto delito de delito fiscal está amenazada de ser revocada. La Fiscalía ha decidido recurrir la sentencia del Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid que absolvía al hijo de la baronesa Thyssen de un presunto delito fiscal, al considerar que sí cometió dicho delito y que existen firmes pruebas que lo demuestran.

La Fiscalía, que actúa como acusación contra Borja Thyssen, solicitaba una pena de cárcel para él de dos años de prisión, así como una multa de 600.000 euros, además de la devolución de los 600.000 euros que supuestamente habría defraudado a Hacienda. Está convencida de que hay algo extraño en sus movimientos y que a pesar de haber alegado que ha fijado su residencia en Andorra, existen presuntas pruebas que demuestran que ha pasado más tiempo en territorio español que donde dice vivir. Con ello, han pedido la anulación de su absolución a la Audiencia Provincial de Madrid.

No obstante, no es lo mismo que opinaba el juez que dictó sentencia en el Juzgado de lo Penal número 22 de Madrid, que reconocía que no existían pruebas y “entiende que no ha quedado cumplidamente acreditada la existencia de dicho delito”. Se le acusaba directamente de haberse beneficiado supuestamente de las facilidades fiscales del país vecino, para no tener que pagar impuestos por las exclusivas que ha realizado en la prensa española e incluso de la herencia del barón Thyssen.

En la sentencia se establece que en 2007, Borja Thyssen no hizo la declaración de la renta en España y que ganó 1,4 millones de euros “procedentes de la venta de exclusivas y reportajes a la revista ‘Hello Ltd (…) a través de una cuenta abierta en Andorra a nombre de una sociedad domiciliada en norteamericana Grobach Llc”. Ahora, Borja Thyssen deberá luchar de nuevo por demostrar su inocencia, de ser aceptado el recurso que anule la sentencia dictada.