La revista SEMANA ha tenido acceso a la imagen que Esther Doña ha compartido con Carlos Falcó tras su fallecimiento.


A finales de marzo la familia de Carlos Falcó tuvo que hacer frente a su terrible pérdida. El marques de Griñón fallecía convirtiéndose en otra víctima del coronavirus, por lo que nadie de su entorno se pudo despedir del empresario. Ni sus hijos ni tampoco su pareja. Esther Doña estaba desolada tras su muerte y no quiso hacer declaraciones al respecto. Prefería llevar su duelo en silencio, eso sí, mostrándose agradecida ante las inmensas muestras de cariño hacia el que era su marido. Ambos se encontraban en buen momento personal y así lo revelaban cuando eran preguntados por ello. Se refleja también en sus respectivos teléfonos, pues Carlos y Esther tenían en el perfil de su WhatsApp fotografías junto al otro. De hecho, la modelo ha compartido una fotografía privada que no había visto la luz hasta ahora y a la que ha podido acceder esta revista. A comienzos de esta semana decidía cambiar de instantánea y elegía una imagen en la que aparecen juntos, relajados y ajenos a cualquier mirada.

Esther Doña

Ni siquiera miran a cámara, pero sonríen y demuestran en su rostro que entre ellos daba igual la diferencia de edad que les separaba. Mientras él tenía 83 años, Esther Doña tan solo 43, pero esto jamás fue un escollo en la pareja. Aparecen elegantes y en un entorno natural, el cual tenía al marqués completamente conquistado. Allí él se encontraba en calma. Parece una imagen reciente, por lo que Esther puede sentir todavía más añoranza y cariño hacia esta, pues todo apunta a que podría ser una de las últimas imágenes juntos en el ámbito doméstico y lejos de cualquier photocall o evento público, en los cuales era habitual ver al matrimonio.

La última vez que los paparazzis les inmortalizaron

Dos semanas antes de que Carlos Falcó fuera ingresado fueron fotografiados en la plaza de toros de Illescas. Compartían gestos cómplices y no dejaron de charlar durante la corrida, al igual que en el mes de febrero. Los paparazzis les captaron cogidos de la mano y brindando sin saber el desenlace que meses después llegaría a su vida. Habían contraído matrimonio tres años atrás en un enlace íntimo y cuya unión se ha visto empañada en varias ocasiones por la polémica. Sin embargo, ellos resistían y capeaban el temporal como podían.

Posaban sin reparo en las fiestas, un ambiente en el que parecían sentirse cómodos. Ahora Esther está en un segundo plano y tan solo su círculo más cercano sabe cómo se encuentra tras quedarse viuda así como el porcentaje que deberá heredar una vez se abra el testamento. Por el momento, el título de ‘Marqués de Griñón’ pertenece al primogénito de Carlos, Manuel Falcó, quien está llamado a heredarlo. Es un reconocido banquero en Londres que estaba profundamente unido a su padre y que durante los últimos años estaba al frente de los negocios de su progenitor.