«Se han vuelto locos, vamos a aclarar esto», ha afirmado el presentador.


A pesar del riguroso confinamiento que Bertín Osborne está viviendo en el campo junto a su familia, ha achacado convertirse de nuevo en noticia como consecuencia de un bulo que decía que el Gobierno había presionado a Telecinco para echarle de la cadena por sus ideales políticos. Una polémica que el presentador ha querido zanjar rápidamente.

«Debe ser que soy incómodo para un determinado grupo de personas. No tengo ni idea», ha afirmado durante una videollamada con el programa ‘Viva la vida’. «No tiene sentido que lleguen al límite al que han llegando. Diciendo que el Gobierno ha presionado a Telecinco para que me echaran. Es una cosa tan surrealista y radicalmente falsa», ha explicado visiblemente molesto con el tema.

Incluso ha revelado que este mismo domingo ha mantenido una conversación telefónica con Paolo Vasile, quien le llamaba desde Roma para solucionar el asunto: «Se han vuelto locos, vamos a aclarar esto», le decía el consejero delegado de Telecinco. Ha sido entonces cuando Mediaset ha puesto un tuit afirmando que se trataba de un bulo.

Bertín ha querido aclarar que no está grabando su programa, ‘Mi casa es la tuya’, porque tenía previstas una serie de entrevistas para la nueva temporada y justo coincidió con el decreto del estado de alarma: «Ahora no puedo grabar porque estoy metido en mi casa. Evidentemente que no estoy con mi programa. Tengo un montón de entrevistas pendientes que las grabaré cuando se pueda».

Asimismo, se mostraba agotado de escuchar noticias falsas sobre su persona: «Es absurdo, estoy aburrido de escuchar mentiras sobre mí todas las semanas por las cosas más insospechadas». Emma García bromeaba y le decía que, en esta ocasión, no era tan importante como para que el Gobierno entrara en escena para presionar a la cadena. «En eso han rizado el rizo. Es el colmo. No tiene cosas más importantes que hacer», manifestaba Bertín.

La cuarentena de Bertín

El presentador se encuentra confinado en su finca sevillana junto a su mujer, Fabiola Martínez, los dos hijos que tienen en común y su padre. Ha reconocido que, sobre todo, está disfrutando mucho por poder pasar tiempo con los suyos y ha destacado que el abuelo Enrique estaba pasándolo muy bien junto a sus nietos: «Algo que me gusta mucho porque no los veía con tanta frecuencia».

Acostumbra a levantarse temprano y aprovecha para entretenerse con los quehaceres propios de la finca: cuidar de los caballos, sacar a pasear a los perros… y también está jugando al mus. «He cometido un error tremendo que es enseñar a mi hijo Carlitos a jugar al mus», bromeaba. Respecto a Kike ha manifestado que se encuentra «fenomenal». Y es que gracias a la libertad que da el campo, está «disfrutando mucho».