«Es más que artillería, es contenido inmoral», asegura la colaboradora sobre los mensajes de WhatsApp de la mujer de Jesulín.


La guerra abierta entre Belén Esteban y María José Campanario no ha hecho más que comenzar. Desde que la mujer de Jesulín de Ubrique publicara una explosiva carta abierta en las redes sociales en la que la define como «lerda» o «princesita barata«, entre otros calificativos. El enfrentamiento entre ambas mujeres se remonta a más de dos décadas atrás, pero las nuevas declaraciones de la odontóloga han abierto de nuevo las viejas heridas.

Hace apenas 24 horas, la colaboradora anunciaba que tomará medidas legales contra su eterna rival. Cansada de que se hable de ella y de su marido, se ha puesto en manos de sus abogados para frenar a la catalana por la vía judicial. «Me lo llevo todo por delante. Mis abogados ya me han llamado. ¡Y tiro! ¡Vamos que si tiro! Si ella tiene armas yo tengo un arsenal… Yo quiero tranquilidad, pero no voy a consentir que se falte a mi dignidad. José, eres libre para escribir cartas, para todo. Pero luego José… yo no me voy a callar. Cuando ella ha estado malita siempre he dicho que ojalá se recuperara», decía.

Belén Esteban, tajante: «Yo tengo la última palabra»

Este lunes, la ‘Princesa del pueblo’ ha dado un paso más y ha amenazado con revelar el contenido de los mensajes de WhatsApp que tiene en su teléfono móvil de la mujer de Jesulín: «Si mueve ficha, saco lo de mi teléfono». Y es que esos mensajes almacenan contenido de alto voltaje: «Es más que artillería, es contenido inmoral». Ha guardado silencio sobre las intimidades de María José Campanario, en especial cuando ha estado «enfermita». Pero está «cansada» de que «los ataques». Por ello ha dicho alto y claro: «Yo tengo la última palabra».

Gtres

«¿Ellos pueden hablar lo que quieran y yo no puedo hablar lo que quiera?», se la quejado la madrileña. «Si me callo tengo miedo a sus amenazas. Si hablo, malo… ¿Que ella está harta? Yo también estoy harta de muchas cosas y no pongo cosas en mi Instagram y en mi Twiter. Y también he estado malita y me han tratado hasta que me he curado. Y si sufre gente de su familia, de la mía también».

Belén ha aclarado que hace mucho tiempo que no mantiene comunicación con María José Campanario. Hubo una vez que esta se puso en contacto con ella en son de paz. Pero ha insistido en que ni han hablado por teléfono ni a través de mensajes: «Quiero dejar muy claro que La Jose no me manda whatsApps». A día de hoy no sabe precisar cómo se encuentra de sus problemas emocionales y de fibromialgia, ya que la relación es nula: «No sé si está bien o está mal. Ni lo sé ni me importa… En el fondo me dan pena, él y ella».

Montaje SEMANA

Belén cree que el aluvión de críticas que ha recibido de María José Campanario son consecuencia de una especie de manía persecutoria por parte de la de Barcelona: «Está obsesionada conmigo«. Asimismo, ha apuntado: «Creo que la va la marcha y cada cierto tiempo tiene que hacer algo”.

Al hablar de la mujer de su ex, la colaboradora ha subrayado que sabe bien por qué ganó fama en nuestro país, pero ha recordado que se ha labrado un nombre en los medios de comunicación a lo largo de 20 años: «Sé por qué empecé a trabajar en la tele. Empecé siendo alguien «de», pero ahora soy Belén Esteban».

Por último, ha dicho que su entorno no halaga todo lo que hace frente a las cámaras. Tiene los pies en la tierra y en ese sentido, Miguel Marcos y Andrea son los mejores jueces de su trabajo en televisión. «Mi marido cuando yo estoy mal en la tele, mi marido y mi niña me dicen lo que hago mal. No me aplauden todo lo que hago. Mi marido me da más caña porque está más pendiente. Cuando me tiene que decir algo me lo dice», concluía.