Tal y como dijo en el plató de ‘Sálvame’, Belén Esteban se fue a celebrar la venta de la casa de Toño Sanchís con algunas de sus compañeras de trabajo.


Belén Esteban está viviendo una de las mejores semanas de su vida. Este pasado lunes aprovechaba un momento de relax en ‘Sálvame’ para pedir a Carlota Corredera su turno de palabra para compartir con sus compañeros una gran noticia. Y es que la colaboradora de televisión ha cumplido un sueño al vender por fin la casa de Toño Sanchís.

«Tengo que deciros a todos que he venido la casa y estoy liberada porque todo era venga y venga y ya… Tengo que dar las gracias a mi familia y sobre todo a mi marido. Quiero nombrar al que está siempre a mi lado», señalaba la colaboradora en ‘Sálvame’. «Tanto mi marido y yo estamos muy contentos y quería compartirlo con toda España», decía emocionada.

Nada más dar la noticia, todos sus compañeros han aplaudido, ya que conocen de cerca toda la historia y no pueden estar más contentos de que Belén haya conseguido vender por fin la casa. La colaboradora ha animado a todos sus compañeros a celebrarlo después del programa y ha avisado que sería ella la que pagaría la ronda.

Belén se fue a tomar algo después de ‘Sálvame’

Y dicho y hecho. Al terminar con la emisión del programa, Belén ha salido de las instalaciones de Mediaset acompañada de su gran amiga, Mila Ximénez, para dirigirse hasta el bar en el que se toman algo siempre para desconectar del trabajo. La colaboradora está feliz y tranquila de haber vendido por fin el chalet de Toño Sanchís: “Muy contenta, sí”, aseguraba a Europa Press.

Mila también se mostró de lo más feliz por la noticia. Y es que ha vivido muy de cerca las preocupaciones de su amiga en el último año: “Creo que se lo ha merecido porque lo ha pasado fatal. Todos vamos a mejorar este año”, apuntaba orgullosa de la gran noticia.

Se mostró muy feliz por la gran noticia

La mejor noticia que podía recibir

La casa que ha conseguido vender por fin Belén Esteban se encuentra situada en Villanueva del Pardillo y que durante años fue propiedad de su ex mánager. La compró en el año 2015, después de una compleja guerra en los juzgados, y ha invertido cerca de 50.000 euros para poder arreglar los desperfectos que tenía y dejarla lista para su compraventa.

La colaboradora hacía referencia al estado lamentable en el que se encontraba la vivienda después de hacerse con ella. Unas fotos que publicó SEMANA en exclusiva y que muestran cómo Sanchís dejó todo patas arriba: el suelo y las paredes llenas de basura, cables arrancados, enseres en mal estado, el jardín con importantes destrozos…

Tras meses de reforma, de la que se ha encargado «el marido de mi amiga Tina», Belén por fin se ha quitado de encima un chalet que para ella ha supuesto una auténtica pesadilla. Su única intención al adquirirla era venderla y poder ganar más dinero con su posterior venta. Y, así, recuperar parte de la millonaria deuda que Sanchís había contraído con ella.

[Fotos: GTRES / Vídeo: EUROPA PRESS]