Así es la vida de Kiko Matamoros alejado de ‘Sálvame’

En el mes de octubre Kiko dejó su puesto en el programa de corazón de las tardes de Telecinco, pero ¿qué ha sido de su vida desde entonces? ¿A qué está dedicando su día a día? Atento, ¡te lo contamos!

El tertuliano está disfrutando de su tiempo libre y se siente mucho más relajado, como él mismo ha contado a la prensa en uno de los photocalls a los que ha acudido este pasado mes de diciembre. Kiko aseguraba: “Me encuentro muy bien, más relajado, con más tiempo para mí y para compartir con mi gente”. Curiosamente, está aprovechando este descanso para dedicarse a una afición que le encanta: “Estoy jugando mucho a las cartas, es una pasión que tengo. Estoy disfrutando de mi gente, de mis amigos”.

Partidas de naipes aparte, Kiko está muy centrado en pasar más tiempo con su familia. El excolaborador televisivo acaba de cumplir 61 años este pasado 27 de diciembre y ha aprovechado estas fechas navideñas para viajar hasta Málaga en compañía de su inseparable mujer Makoke, del hijo de ésta, Javier Tudela, y de la hija de ambos en común, Ana, de 17 años. Unos días relajados en los que se le ha podido ver feliz. Y es que la relación con sus hijos más mediáticos, Laura y Diego Matamoros, es mucho más cordial después de años de enfrentamientos. Kiko ha reconocido que habla habitualmente con su hija Laura, que está esperando un hijo junto a su novio Benji Aparicio, y ha asegurado que está encantado de tener un nieto. “El embarazo nos ha unido, tengo más comunicación porque quiero saber cómo está. Tengo mucha ilusión por ser abuelo”, afirmaba Kiko recientemente. Aunque en un principio quería que fuese una niña porque es lo que su hija quería, parece que lo que viene en camino es un niño. Por otra parte, Diego tiene intención de casarse con su novia Estela Grande y su padre está más que invitado al enlace, al igual que Makoke.

Entre sus proyectos no está volver a la televisión, al menos por ahora. “Por ahora no tengo ni intención ni ganas de volver, pero nunca digas nunca jamás”, asegura prudente Kiko. Lo que sí le gustaría es poder cumplir uno de sus sueños, abrir un club de jazz, que sería más un hobby que una fuente de ingresos.

7Más relajado

mas-relajado

El tertuliano está disfrutando de su tiempo libre y se siente mucho más relajado, como él mismo ha contado a la prensa en uno de los photocalls a los que ha acudido este pasado mes de diciembre. Kiko aseguraba: “Me encuentro muy bien, más relajado, con más tiempo para mí y para compartir con mi gente”.

6Junto a su inseparable Makoke

junto-a-su-inseparable-makoke

Curiosamente, está aprovechando este descanso para dedicarse a una afición que le encanta: “Estoy jugando mucho a las cartas, es una pasión que tengo. Estoy disfrutando de mi gente, de mis amigos”. También de su mujer Makoke, de la que no se despega.

5Con 61 años recién cumplidos

con-61-anos-recien-cumplidos

Partidas de naipes aparte, Kiko está muy centrado en pasar más tiempo con su familia. El excolaborador televisivo acaba de cumplir 61 años este pasado 27 de diciembre.

4De vacaciones en familia

de-vacaciones-en-familia

Ha aprovechado estas fechas navideñas para viajar hasta Málaga en compañía de su mujer Makoke, del hijo de ésta, Javier Tudela, y de la hija de ambos en común, Ana, de 17 años. Unos días relajados en los que se le ha podido ver feliz.

3Feliz de convertirse en abuelo

feliz-de-convertirse-en-abuelo

La relación con sus hijos más mediáticos, Laura y Diego Matamoros, es mucho más cordial después de años de enfrentamientos. Kiko ha reconocido que habla habitualmente con su hija Laura, que está esperando un hijo junto a su novio Benji Aparicio, y ha asegurado que está encantado de tener un nieto.

2Invitados a la boda de Diego con Estela

invitados-a-la-boda-de-diego-con-estela

Por otra parte, Diego tiene intención de casarse con su novia Estela Grande y su padre está más que invitado al enlace, al igual que Makoke.

1Su sueño: abrir un club de jazz

su-sueno-abrir-un-club-de-jazz

Entre sus proyectos no está volver a la televisión, al menos por ahora. “Por ahora no tengo ni intención ni ganas de volver, pero nunca digas nunca jamás”, asegura prudente Kiko. Lo que sí le gustaría es poder cumplir uno de sus sueños, abrir un club de jazz.