El fallecimiento de Álex Lequio enmudeció al país entero. El pasado 13 de mayo se conoció la tremenda noticia de que el joven de 27 años no había superado el cáncer tras más de dos años batallando contra él. A su lado y hasta el último momento había contado con sus dos grandes y más férreos apoyos, sus padres. Ana Obregón y Alessandro Lequio recorrieron las ciudades y países que más esperanzas les reportaban, sin embargo, la lucha llegó a su fin hace casi una semana en el Hospital Quirón de Barcelona. Después de su partida ambos se han convertido en el mejor apoyo del otro y así se ha reflejado en cada una de las imágenes y los gestos que han trascendido en los últimos días. Sin embargo, el deseo de la actriz es estar sola y afrontar el dolor en solitario desde su hogar, tal y como le ha manifestado a su entorno.

Ana García Obregón en Madrid.

Fue dos días después del fallecimiento de su hijo cuando Ana Obregón se dirigió de nuevo al hogar que compartía con Álex. Tanto ella como el italiano se despidieron para siempre del apartamento en el que se alojaban en la ciudad condal, recogieron sus pertenencias e iniciaron el que ha sido el viaje más difícil de su vida. Llegaron desolados a la capital, pero una vez más demostraron ante la prensa ser todo un ejemplo a seguir. Aunque sin mediar palabra y rotos de dolor, Ana dedicó una tímida sonrisa a los reporteros gráficos que estaban en las inmediaciones de su vivienda, un gesto de agradecimiento ante el aluvión de muestras de cariño recibidas en los últimos días. Ambos entraron a la casa que Ana Obregón posee en la urbanización de La Moraleja (Alcobendas), pero esta vez sin Álex. Sin el que ellos llamaban su «gran debilidad».

Ana debía enfrentarse, por primera vez, a entrar en la habitación de su hijo y a intentar superar un duelo que solo acaba de empezar. A pesar de que se desconoce cuál será su plan para los próximos meses, según se apuntaba este lunes en ‘Sálvame’, Ana Obregón podría trasladarse durante una temporada con una de sus hermanas, evitando así que esté sola en esta etapa tan difícil para ella y es que su universo era Álex. Había aparcado todos y cada uno de sus proyectos profesionales para centrarse únicamente en la recuperación de su hijo, siendo una auténtica incógnita cuando los retomará. Este regreso no corre ninguna prisa, pues la actriz necesita tiempo para sobreponerse a un varapalo de tal magnitud.

ana-obregon-hermana

Las únicas palabras de Ana Obregón

Tras su partida Ana Obregón no ofreció ninguna declaración y tan solo se limitó a escribir una escueta despedida en sus redes sociales. Cuatro palabras bastaron para saber el profundo vacío que sentía en estos momentos: «Se apagó mi vida». Entonces, recibió el calor tanto de amigos como de rostros conocidos y anónimos que, de algún modo, habían sido testigos de la luz que desprendía Álex Lequio durante su infatigable lucha. No obstante, Ana es consciente de que tanto su círculo como ella misma debe volver a su rutina.