El fallecimiento de Álex Lequio enmudeció al país entero. El pasado 13 de mayo se conoció la tremenda noticia de que el joven de 27 años no había superado el cáncer tras más de dos años batallando contra él. A su lado y hasta el último momento había contado con sus dos grandes y más férreos apoyos, sus padres. Ana Obregón y Alessandro Lequio recorrieron las ciudades y países que más esperanzas les reportaban, sin embargo, la lucha llegó a su fin hace casi una semana en el Hospital Quirón de Barcelona. Después de su partida ambos se han convertido en el mejor apoyo del otro y así se ha reflejado en cada una de las imágenes y los gestos que han trascendido en los últimos días. Sin embargo, el deseo de la actriz es estar sola y afrontar el dolor en solitario desde su hogar, tal y como le ha manifestado a su entorno.

Fue dos días después del fallecimiento de su hijo cuando Ana Obregón se dirigió de nuevo al hogar que compartía con Álex. Tanto ella como el italiano se despidieron para siempre del apartamento en el que se alojaban en la ciudad condal, recogieron sus pertenencias e iniciaron el que ha sido el viaje más difícil de su vida. Llegaron desolados a la capital, pero una vez más demostraron ante la prensa ser todo un ejemplo a seguir. Aunque sin mediar palabra y rotos de dolor, Ana dedicó una tímida sonrisa a los reporteros gráficos que estaban en las inmediaciones de su vivienda, un gesto de agradecimiento ante el aluvión de muestras de cariño recibidas en los últimos días. Ambos entraron a la casa que Ana Obregón posee en la urbanización de La Moraleja (Alcobendas), pero esta vez sin Álex. Sin el que ellos llamaban su «gran debilidad».

Ana debía enfrentarse, por primera vez, a entrar en la habitación de su hijo y a intentar superar un duelo que solo acaba de empezar. A pesar de que se desconoce cuál será su plan para los próximos meses, según se apuntaba este lunes en ‘Sálvame’, Ana Obregón podría trasladarse durante una temporada con una de sus hermanas, evitando así que esté sola en esta etapa tan difícil para ella y es que su universo era Álex. Había aparcado todos y cada uno de sus proyectos profesionales para centrarse únicamente en la recuperación de su hijo, siendo una auténtica incógnita cuando los retomará. Este regreso no corre ninguna prisa, pues la actriz necesita tiempo para sobreponerse a un varapalo de tal magnitud.

Las únicas palabras de Ana Obregón

Tras su partida Ana Obregón no ofreció ninguna declaración y tan solo se limitó a escribir una escueta despedida en sus redes sociales. Cuatro palabras bastaron para saber el profundo vacío que sentía en estos momentos: «Se apagó mi vida». Entonces, recibió el calor tanto de amigos como de rostros conocidos y anónimos que, de algún modo, habían sido testigos de la luz que desprendía Álex Lequio durante su infatigable lucha. No obstante, Ana es consciente de que tanto su círculo como ella misma debe volver a su rutina.

1No ha podido tener lugar todavía la misa funeral

Por el momento, se desconoce la fecha en la tendrá lugar la misa funeral de Álex Lequio. El estado de alarma ha provocado que se vean limitado tanto el número de asistentes como las celebraciones, por lo que Ana y sus familiares tendrán que esperar para darle el último adiós al ‘motor de su vida’ y para fundirse en ese abrazo que tanta falta les hace falta a cada uno de ellos.

2Su último adiós fue muy íntimo

Tuvieron que despedir de una forma discreta e íntima a Álex Lequio en el cementerio de Tres Cantos donde solo pudieron asistir a su entierro tres familiares: Ana Obregón, Alessandro Lequio y Carolina Monje. Una imagen desoladora.

3En los últimos días se ha apoyado mucho en Lequio

El italiano se ha convertido en su mejor bastón. Entiende a la perfección el momento que está viviendo y por eso su única intención es la de apoyarla. Una imagen que, a buen seguro, hubiera esperado Álex, ya que él siempre luchó porque, a pesar de ya no estar unidos sentimentalmente, formaran una familia en la que reinara mucho más que la cordialidad.

4En su entierro estaba abatida

Ana Obregón no estuvo sola ni un instante durante el entierro y trató de que en la medida de lo posible las cámaras no captaran su rostro al completo. Escondida bajo unas enormes gafas y bajo su mascarilla, la intérprete estaba abatida.

5Sus hermanas tampoco se separan de ella

Celia y Amalia, hermanas de Ana Obregón, tuvieron claro desde el principio que debían de estar al lado de la actriz. De hecho, antes de que Álex falleciera viajaron hasta Barcelona para acompañar a la familia y han seguido junto a ella tras el trágico desenlace. Así se evidenció en cada una de las imágenes y pretenden seguir arropándola tanto ahora como en el futuro.

6Un mazazo para todo su entorno

Tanto los familiares como la pareja o los amigos de Álex están muy tristes tras su fallecimiento. Muchos de ellos han utilizado las redes sociales para rendirles su particular tributo y recordar a este joven tan vivaz y que tantos bonitos momentos les brindó a lo largo de su vida.

7Álex era su ojito derecho

El joven siempre lo fue, pero se unieron mucho más en su batalla contra el cáncer. En sus apariciones públicas Ana siempre destacaba que su hijo le daba un ejemplo diario de optimismo, lo que le empujaba a ser más fuerte si cabe en esta lucha que intentaron superar hasta el final.

8Su actitud era su mayor aliciente

Tal era la fuerza que se transmitían que Álex llamaba a su madre «la madre biónica». «Álex me llama la mamá biónica porque siempre estoy sonriendo. Hay que poner la mejor cara porque mi hijo se lo merece», llegó a revelar en una ocasión la propia Ana. Sin embargo, no tuvo reparo en confesar que era una experiencia muy dura, sobre todo, cuando conocieron el diagnóstico. «Fue un momento en el que se te cae la vida. No sé cómo explicarlo […] Ahora a toro pasado, digo ‘madre mía, cómo he sido capaz», explicó.

9Alessandro Lequio y el particular homenaje a su hijo

Con el semblante muy serio y con la mirada visiblemente perdida, Lequio ha demostrado una vez más que no dejará sola a Ana y que le brindará su apoyo pase lo que pase. Aunque este no ha sido el único detalle que ha llamado la atención y es que Alessandro ha vuelto a lucir una vez más la camiseta azul de su hijo. Era una de sus prendas favoritas, le acompañó en grandes momentos de su vida y desde que falleciera no se ha despegado de ella

10Este lunes acudía a visitar a Ana Obregón

Alessandro Lequio tiene claro que no va a dejar a Ana Obregón sola. Por esta razón, este mismo lunes fue visto llegando a la casa en la que Ana reside en La Moraleja. Lo hizo en su propio vehículo y con un semblante muy triste que reflejó lo difícil que está siendo para él esta etapa.