Rocío Carrasco ha vuelto a televisión con escasa fortuna. ‘Hable con ellas’ no ha superado el 11% y fue la tercera opción de la noche del domingo. Decía que iba a contarlo todo sobre su boda y, sin embargo, no contó casi nada…

antonio-david-1
Antonio David lleva una vida muy familiar y tranquila junto a su mujer, Olga.

Rocío Carrasco obvió la gran ausencia de su boda, su hija Rocío. Un vacío en el puzzle que duele. Una puñalada en el corazón. Una gran tristeza. Eso es lo que cualquiera sentiría si tiene una hija con la que no consigue establecer puentes de comunicación, abrir las puertas y cerrar las heridas, recuperar ese abrazo que, estoy seguro, se tiene que echar de menos en las noches de insomnio. Aunque hay gente que duerme muy tranquila, pase lo que pase a su alrededor…

Rocío no se pronuncia al respecto y sigue con los preparativos de su boda rezumando felicidad, pero yo me pregunto: ¿no tiene ni siquiera un pequeño come-come? Pues nos vamos a quedar con las ganas de saberlo, porque no lo ha contado ni bajo contrato…

rocia-carrasco
Su boda con Rocío Carrasco hizo correr ríos de tinta… Su matrimonio acabó muy mal.

Rocío Flores Carrasco ya hace años que se decantó por su padre, Antonio David Flores, quien tras ejercer durante años de ‘malote’ y tener una trayectoria vital errática en su juventud, se ha reconvertido en el perfecto padre de familia. O al menos es lo que proyecta.

Antonio David o David a secas, como prefiere que le llamen, lleva mil años con su mujer, ha vuelto a ser padre de una niña, Lola Flores, que estamos seguros también será un torbellino de colores, y parece estar muy alejado de los bandazos de su pasado. Y lo relevante en estos momentos: cuenta con el cariño de su hija. También se atrevió a decir que su hijo David prefería vivir con él, pero esto es algo que no hemos podido constatar.

familia8
Rocío Flores Carrasco está feliz con su padre y con Olga, con quien mantiene una relación muy estrecha.

Antonio David de vez en cuando da alguna entrevista incendiaria y deja más que claro que con su ex, Rocío Carrasco, no hay punto de retorno. No conozco a ninguno de los dos, aunque a ella la entrevisté en varias ocasiones cuando era imagen de una inmobiliaria y estaba bajo la alargada sombra protectora de María Teresa Campos, su gran valedora pública, pero mentiría si dijera que me cae bien.

Siempre me ha resultado un tanto irritante su actitud cuando acude a un acto social, mirando por encima de las cabezas y de las cámaras, como si caminara un palmo sobre el suelo, y desdeñando a los reporteros que intentan hacer su trabajo. Sus «todo está bien, gracias» resultan a veces despreciativos y por eso tal vez en televisión su simpatía no resulta verosímil ni trasciende la pantalla.

fidel
En esta foto retrospectiva vemos a una Rocío Flores muy seria en un coche conducido por Fidel Albiac.

Rocío Carrasco es una ‘celebrity’ por ser hija de quien es, algo que no se le puede reprochar, porque nadie tiene la culpa de haber nacido en un sitio u otro. Esta circunstancia le ha facilitado acceder a la televisión sin tener unos estudios relevantes (no es la primera ni la última, ni esto es una acusación), aprender sobre la marcha y tener cachés muy elevados.

En ‘Hable con ellas’ no fue generosa con sus compañeras, no hizo un relato verosímil o al menos completo de su situación real y de nada me sirven sus manidas frases que repite como mantras, que nunca ha hablado de estos temas y que va a seguir sin hacerlo.

Con sinceridad, con valentía, con cercanía y con titulares se construyen los personajes perdurables. Los demás suelen acabar en el olvido. Esto sí es un consejo.