Los testimonios de mujeres hablando de sus idilios con el malagueño han abierto una brecha en su relación con su mujer. «Esta situación está pasando factura en mi matrimonio», admite.


A Antonio David Flores estar de nuevo en el ojo del huracán empieza a pasarle factura. Mucho se ha hablado en los últimos días del pasado amoroso del malagueño. Ya son varias las mujeres que han asegurado en ‘Sálvame’ haber pasado por sus brazos. Tantos testimonios de féminas hablando de sus virtudes como amante han acabado disgustando, y mucho, a su pareja. Según ha contado el malagueño, en su relación con Olga Moreno se ha abierto una brecha. La empresaria se le hace cuesta arriba escuchar a mujeres sacando a relucir las intimidades de su marido.

«Ahora es todo como muy frío»

«Toda esta situación está pasando factura en mi matrimonio», ha revelado el andaluz en ‘Sálvame’. «De hace una semana a aquí mi relación con mi mujer no es la misma que hace 10 días. Es de sentido común». Antonio David ha confesado que ha pasado «de hablar todos los días 450 veces al día» ha pasado a una etapa en la que reinan los silencios. «Ahora son momentos, son frases, es todo como muy frío. Ya no hay risas».

«Me molesta que se instale la retórica de que tengo un matrimonio de conveniencia», añadía. Ha dejado claro que nunca ha pasado «ninguna crisis Olga. Me caso con Olga en el 2009, pero llevo una relación en el tiempo de 19 o 20 años con ella. Jamás he tenido con mi mujer un problema de distanciamiento, de un enfado, de que ella se vaya a vivir a Sevilla y yo me quede en Madrid». Ha insistido en que nunca ha hecho referencia a un «bache», una «ruptura» o un «nos estamos dando un tiempo» porque su historia se amor siempre ha sido sólida. «Jamás he jugado con mi matrimonio en ese sentido».

Se plantea dejar ‘Sálvame’: «Olga está sufriendo»

El ex Guardia Civil ha lamentado «que se comenten cosas que no son, no me parece…», pero entiende que lo que está sucediendo forma parte de su trabajo. Lo que más le afecta es ver el dolor de su mujer. «Me duele ver a mi mujer así, porque no está preparada». El ex de Rocío Carrasco ha dicho que su mujer comprende en qué consiste su labor en televisión, pero le ha hecho una petición. «Me ha pedido en varias ocasiones que me levante y que me vaya cuando se hable de chicas».

Además de los testimonios de sus supuestas ex amantes, hace unos días se emitía un vídeo del malagueño junto a la reportera Marta Riesco en una discoteca madrileña. Las imágenes mostraban a ambos compañeros charlando animadamente, próximos el uno al otro, y en actitud cómplice. En el último número de esta revista se ve a Antonio David en compañía de la periodista fuera del horario de trabajo. Sobre las imágenes que publica SEMANA junto Marta Riesco ha señalado: «Se dice cómo estamos fuera de cámara cuando nadie nos ve».

«Olga lo está pasando mal, está sufriendo». Asimismo, subrayaba que no le ha pedido disculpas a su mujer. No ha hecho nada malo: «¿Perdón por qué? No tengo que ocultar nada ni esconderme de nada. Voy a aguantar el chaparrón de la mejor manera que pueda. Estoy trabajando aquí y me debo a mi programa. Si esto es lo que toca este mes o hasta que termine el autobús aguantaré», añadía.

Al escuchar sus palabras, Jorge Javier Vázquez le ha dado su más sincera opinión. «Tú has aceptado ya que tu matrimonio está roto. Tienes un punto de derrota. Cuidado que a un matrimonio de tantos años incomodidades como ésta son las que acaban cargándoselo porque no tienes la fuerza del inicio. Entiendo perfectamente a Olga y te entiendo a ti: es mi trabajo y tengo que estar aquí y entiendo que las vías empiezan a separarse», le decía.

A raíz del sufrimiento de Olga, Antonio David Flores se plantea abandonar su trabajo como colaborador en ‘Sálvame’. «Llevo días pensando en esa opción, en dejar ‘Sálvame». Necesita el trabajo, pero por encima de todo está su matrimonio. En caso de renunciar a su sillón: «Ya veríamos lo que haríamos». De momento, ha sido una reflexión en voz alta. No lo ha comentado con ninguna persona de su entorno: «No he hablado con nadie de mi familia de esto». A pesar de estar atravesando un periodo de incertidumbre, no se le pasa por la cabeza una ruptura: «No me imagino separado».