Manolo Tena compuso una de las canciones más populares de Rosario Flores, que se titulaba ‘de ley’ y hablaba de las personas con principios, fieles a sus amigos.

Con su reciente paso por el hospital y la respuesta de los que le quieren, Antonio Carmona ha dejado claro que él encaja perfectamente en la categoría que estableció su colega en esa canción. Un artista con quien compartió hace algo más de un año el programa ‘A mi manera’ cuando el recordado cantante de Alarma y Cucharada ya estaba muy enfermo.

Antonio Carmona ha tenido el susto de salud más grande de su vida, pero por suerte está cerca de su recuperación total.

Antonio Carmona tiene una voz sedosa, maleable, que dejaba embelesada a Marta Sánchez en el mencionado programa y de quien versionó con muy buen tino ‘Vengo venenoso’. Es un artista con la rara cualidad de ser muy distinto a los demás sin esforzarse, de cuya garganta fluyen las notas con naturalidad y sin impostura. Una forma de interpretar de la que deberían aprender los concursantes de los ‘talent shows’ como ‘La Voz’ y ‘Operación Triunfo’.

El que fuera solista de Ketama ha llevado una vida personal muy de perfil bajo a nivel público, aunque tiene entre sus grandes amigos a artistas tan mediáticos como las hermanas Flores o a Alejandro Sanz. Han sido amistades y colaboraciones artísticas discretas, sin necesidad de ir de ‘cool’ como algunas pandillas de ‘celebrities’ que me dan más pereza que la última novela de Paul Auster. Sólidas y al margen del cálculo del beneficio mutuo.

Mariola Orellana, recogiendo un premio en nombre de su marido. Ahora ya respira tranquila después de unos días durísimos.

Antonio Carmona es carne de escenario, como lo es su familia de artistas. Seguro que lo que peor lleva es no estar cantando ya. Los que somos fans lo estamos desando, al igual que sus amigos, que a través de las redes sociales han dejado testimonio de un gran amor por él. Como el de su mujer, Mariola Orellana, cuyo rostro brilla más desde que han superado este bache tan grande que les había puesto la vida.

¡Enhorabuena!