Se cumple un año de la última vez que vimos a Letizia y Felipe reunirse en un acto público con el Rey Juan Carlos. Fue en el funeral de la Infanta Pilar.


La Familia Real española sigue ocupando numerosos titulares en los medios de comunicación. Cuando no es la salida de la Infanta Elena o de sus hijos, Froilán y Victoria Federica, conocemos las últimas noticias sobre la actualización de la condena de Iñaki Urdangarin. Pero ahora vamos más allá: se cumple un año desde que Letizia y Felipe se vieron las caras con el Rey Juan Carlos.

Este encuentro tuvo lugar el 29 de enero de 2020, cuando coincidieron en el funeral de la Infanta Pilar, que se celebró en el Real Monasterio de El Escorial. Falleció el 8 de enero a los 83 años y su último adiós reunió a toda la Familia Real española. Este funeral fue presidido por los Reyes de España.

© Gtres.

Fueron los últimos en llegar. Antes de entrar en el Monasterio, los Reyes saludaron a los hijos de la Infanta Pilar. Después, procedieron a entrar en la iglesia, donde tuvo lugar un momento que pasará a la historia. Letizia y Felipe se acercaron hasta el Rey Juan Carlos y Doña Sofía. Los saludaron con un beso en la mejilla. Un año después, la situación de la Familia Real española ha cambiado tanto que es difícil pensar que podría volver a producirse.

© Gtres.

Y es que han pasado muchas cosas desde que se reencontraran hace un año. La situación del coronavirus podría haber desviado la atención, pero la Familia Real española no lo ha conseguido. De hecho, pasan por el momento más duro de la historia, sobre todo tras las polémicas que ha protagonizado el Rey emérito en los últimos meses. Apenas unos días después de entre reencuentro, el Rey Felipe tomaba la decisión más drástica de su vida, que cambiaría de manera radical la relación con su progenitor.

El Rey Felipe hizo público un comunicado en el que anunciaba que renunciaba a la herencia de su padre, que «personalmente le pudiera corresponder» y en el que avanzaba que don Juan Carlos deja de percibir la asignación anual que tiene fijada en los Presupuestos de la Casa del Rey, que en los últimos ejercicios superó los 194.000 euros.

Esta decisión llegaba después de que Don Juan Carlos tomara la decisión de irse de España por todos los escándalos que protagonizó. El pasado 3 de agosto, el Rey emérito expresaba a su hijo su «meditada» decisión de marcharse fuera de España. Días después, Don Juan Carlos fue captado bajando de un avión a su llegada a Abu Dabi, donde permanece desde entonces.

El rey Juan Carlos continúa con su vida

© Viva la Vida (Telecinco).

A lo largo de todos estos meses, llegaban informaciones sobre el rey Juan Carlos en las que se aseguraban que el rey Juan Carlos permanecía recluido en el exclusivo resort en el que se aloja y que su estado de salud se había resentido. Nada más lejos de la realidad. Con la imagen publicada en ‘Viva la vida’, se puede constatar que el abuelo de la princesa Leonor continúa con su vida y sigue disfrutando de una de sus grandes pasiones: el mar.

En todo este tiempo, el Rey emérito se ha puesto al día con Hacienda. A través de un escueto comunicado, el Rey Don Juan Carlos se ponía al día con Hacienda pagando la cantidad de 678.393,72 euros. Los abogados del emérito fueron los encargados de anunciar la noticia. La defensa de Juan Carlos I presentaba una declaración voluntaria ante Hacienda por importe de 678.393 euros, incluyendo intereses y recargos, en el caso de las denominadas tarjetas opacas, que han hecho que la monarquía vuelva a estar en el ojo del huracán.

El rey emérito, que abdicó en 2014 en nombre de su hijo, el actual rey Felipe VI, admitía que había presentado una declaración a Hacienda para regularizar su situación fiscal. En el escueto comunicado emitido por sus abogados,Javier Sánchez Junco, sostiene que «S.M. el Rey D. Juan Carlos me ha dado instrucciones para que haga público que, en el día de hoy, ha procedido a presentar ante las Autoridades Tributarias competentes, una declaración sin requerimiento previo, de la que ha resultado una deuda tributaria, ya satisfecha, por importe de 678.393,72 incluyendo intereses y recargos».

El Rey Juan Carlos quiere hacer transparentes sus cuentas

Tras todo lo que se ha hablado durante estos últimos meses sobre las tarjetas black, que habrían sido un regalo del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause y que del que no había dado cuenta al fisco español durante los ejercicios de 2017, 2018 y 2019, quiso dar este paso definitivo para volver a intentar hacer transparentes sus cuentas. Además, en el mismo comunicado aseguraba que se encuentra a disposición de la Fiscalía del Tribunal Supremo para «cualquier trámite o actuación que considere oportunos».