La presentadora ha contado cómo le afectó el fallecimiento de su progenitora, a quien tiene muy presente y que perdió la vida en un accidente de helicóptero.


Anne Igartiburu ha visitado ‘Un año de tu vida’, el programa que presenta Toñi Moreno en Canal Sur. Allí ha hecho un repaso por su biografía. A sus 51 años, la vasca es una de las presentadoras de mayor éxito de la pantalla. Lleva media vida frente a los focos, y aún no se ha apeado del tren. Pero para ella lo más importante de su vida no es el trabajo, sino su familia.

Anne ha recordado en el programa de Moreno a su madre, a quien sigue echando de menos, ya que fue un referente para ella. Y gracias a la cual descubrió Granada, la ciudad donde nació su marido, Pablo Heras Casado. «Era muy amante de la literatura y de Lorca en concreto», ha contado. «Las madres en Euskadi y en Andalucía somos el eje de la sociedad, de la cultura, el motor de la familia. Mi madre ha sido un referente porque era muy joven la idealizas más. Era maestra de escuela y lo dejó todo por amor».

«Mi madre pasaba los veranos en el pueblo de mi padre. Se conocieron con 15 años y se casaron con 20. Ella lo dejó todo. Dejó Bilbao y se fue con mi padre al pueblo, un pueblito chiquitito de 7.000 habitantes. Era una mujer muy comprometida con la cultura», añadía. Y recordaba la manera en la que murió, trágicamente, en un accidente de helicóptero. «Ella era voluntaria con Protección Civil en el País Vasco. Iban en helicóptero y fue rescatando a un niño que nunca apareció», recordaba. De su fallecimiento aprendió que la vida es fugaz y cuáles son las cosas verdaderamente importantes. «Lo que merece la pena es hacer algo por los demás. Por eso los últimos meses invito a la gente a que haga algo por los demás porque es una manera de darle sentido a tu vida».

Anne Igartiburu se quedó huérfana de madre con apenas 17 años. «Estaba en Estados Unidos acababa de llegar y a los 4 días de llegar tuvo el accidente. En ese helicóptero iba más gente». Tras aquello tuvo «momentos complicados en la adolescencia» porque le tocó «llevar la casa adelante», sacar la carrera… Todo ello sin el apoyo de su madre, a quien sigue teniendo presente en todo lo que hace. «Recuerdo estar haciendo la lista de bodas y poner en la lista de bodas el nombre de mi padre. La echas de menos cuando tienes un bebé, cuando aceptas un puesto de trabajo, sabes si has elegido a la pareja adecuada, pero eso te hace ser prudente y sentir que hay alguien que te acompaña en el camino».

En su encuentro con Toñi Moreno, Anne Igartiburu ha aprovechado para mandar un mensaje de aliento a las personas que han sufrido por culpa del coronavirus. Hay que valorar «las pequeñas cosas», como «la salud, un abrazo». Y lamentaba: «La vida nos tiene que dar un zasca para que nos demos cuenta de lo que importa». Cree que en un futuro no muy lejano podremos volver a disfrutar. «Celebraremos que estamos más cerca de dejar esta pandemia que ha dejado familias solas y a gente sin trabajo. Si aprendemos, porque íbamos muy rápido. Ahora podemos parar y darnos cuenta de que hay cosas más importantes, como la familia».

Anne Igartiburu
GTRES

La presentadora es madre de tres hijos Noah, Carmen y Nicolás. El último de ellos es fruto de su relación con el director de orquesta Pablo Heras Casado, con quien es sumamente feliz. Lo conoció mientras le hacía una entrevista, y lo suyo fue un auténtico flechazo. «Fui a entrevistarle y fue un lujazo entrevistar a un pedazo de artista como ese. Además, es muy guapo».

«Es una suerte vivir al lado de una artista, comprometido con el arte», ha dicho. Cuando se conocieron, ha relatado, «le echó dos narices porque encontrarse con una mujer que estaba a punto de recibir a su segundo hijo… hay que tener valor». Ella ya tenía dos hijos adoptados cuando Heras entró en su vida, pero han sabido adaptarse y formarse una familia, que es «un cúmulo de gente que se ama, que se quiere». De la maternidad ha aprendido «sobre mí misma, a crear una familia» y a encontrar «un motivo por el que crecer».