Ángela Dobrowolski, la mujer de Josep María Mainat, pasará 6 meses en prisión tras saltarse las medidas cautelares que aseguraban su libertad a la espera del juicio por tratar de asesinar supuestamente a su marido. Tiene una orden de alejamiento contra el productor y sus hijos, pero se la ha saltado varias veces tratando de okupar sus casas


La jueza del juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona no ha tenido dudas a la hora de decretar el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Ángela Dobrowolski, mujer del productor Josep María Mainat, tras su enésimo intento de asaltar una de sus viviendas al grito de que deseaba ver a sus hijos. La joven alemana no es consciente que estos actos le alejan más y más de su deseo de tener contacto con sus hijos y es que sobre ella ya pesaba una orden de alejamiento no solo contra su marido, a quien supuestamente trató de matar aprovechando su condición como diabético inyectándole presuntamente insulina, sino también de los hijos que su matrimonio dieron como fruto.

Vídeo: Europa Press

El pasado lunes, Ángela Dobrowolski trató de acceder a una vivienda de Josep María Mainat en el barrio de Horta de Barcelona a través del tejado, pero fue sorprendida por la policía en pleno acto, tras recibir la llamada de los vecinos. Fue detenida y permaneció varios días en los calabozos, a la espera de pasar a disposición judicial. Ya lo ha hecho y el resultado es nefasto para ella, pues se ha ordenado su ingreso en prisión sin fianza, para evitar que vuelva a repetirse el asalto a una vivienda del productor, poniendo con ello en serio peligro su vida y la de sus hijos, tras los antecedentes que pesan sobre ella. Y es que se ha saltado las medidas cautelares impuestas sobre ella y que le permitían disfrutar de libertad a la espera de conocer la condena por su supuesto intento de asesinato.

Los abogados de Ángela Dobrowolski han anunciado que están estudiando con detenimiento el caso para ver cómo pueden recurrir la decisión de la jueza de llevar a su cliente a prisión. Y es que pasará entre rejas, si nada se lo impide, durante los próximos seis meses. Algo que ha desolado a la alemana, que mantiene que “lo único que quiero es estar con mis hijos”. Sin embargo, un juez ordenó que la madre no podía acercarse a ellos ni al padre, al estar en serio peligro sus vidas, algo agravado por los cuatro intentos fallidos de Ángela Dobrowolski de entrar por la fuerza a una casa de su ex para forzar un encuentro con sus hijos y, tal y como aseguran, okupar la casa hasta conocer su destino judicial definitivo, que pinta ya bastante negro. Vea el vídeo donde los abogados de la joven explican lo sucedido y sus pasos a seguir.