La mujer de Mainat ha querido expresar cómo está viviendo los últimos escándalos que ha protagonizado la polémica en la que está envuelta. Angela Dobrowolski habla del desahucio, un robo de Mainat y que no le dejan ver a sus hijos.


Está siendo el tema del año. Angela Dobrowolski ha decidido reaparecer después de haber dado su primera y más esperada entrevista. Lo ha hecho en compañía de su abogado. Ha querido explicar cuál es su situación desde que la desalojaran del domicilio de Josep María Mainat, desde donde salía hace apenas unas semanas con pelucas y gafas de sol, tratando así de pasar desapercibida.

Finalmente dio el paso de hablar por primera vez para ‘El punto de mira’. Ahora Angela Dobrowolski da un paso más y , junto a su abogado, ha comparecido en directo en ‘El programa de Ana Rosa’ para hablar por primera vez desde que dio la entrevista a ‘En el punto de mira’ y explicar cuál es su situación desde que la desalojaron del domicilio de Josep María Mainat.

«Yo espero que salgan cada día más evidencias sobre incoherencias, mentiras que se han publicado en el atestado y en la prensa. Espero que más pronto posible se retire la orden de alejamiento contra mis hijos y espero que se me devuelva la custodia como estaba previsto», empezaba diciendo en ‘El programa de Ana Rosa’.

«Yo tuve una relación muy intensa y especial con mis hijos y la manera en la que se nos separó, la violencia de ese acto… es un escándalo. Me sorprende la desconsideración de las personas responsables sobre la importancia y la intensidad de una relación entre madre e hijos pequeños», dice rotunda.

© Telecinco.

El escándalo de la casa

«Sobre lo que ha pasado en esa casa y las malas compañías… lo que pasó y lo que viví en esa casa, la población y la prensa, no lo sabe. Son presunciones alimentadas por una parte interesada. Las malas compañías… esto es un término que se dio a diferentes personas de otras nacionalidades en términos racistas. Así de claro. Son latinos, filipinos… y otras nacionalidades. Eso es racismo y clasismo», apunta.

«Desde el momento en el que él se despierta del supuesto coma, lo primero que hace es señalarla a ella, diciendo que lo quiso matar. Cuando va en la ambulancia para el hospital, este hace parar a la ambulancia, esperando que llegara la niñera, para decirle que le había intentado matar. Cuando llega al hospital le dice a la doctora que lo ha querido matar ella. Todo eso queda reflejado. Si todo el entorno es el Josep María Mainat y todos tienen el conocimiento de que lo han querido matar, quién te coge el teléfono, quién se acerca a ti? Nadie. Hay un vacío… se ha quedado sola», ha declarado el abogado de Angela Dobrowolski.

La desaparición en enseres y la rotura de la caja fuerte

«Esto es un tema más personal que penal. Esta denuncia como muchas no aguantarán un juicio. Por otro lado te puedo decir que yo también presenté denuncia por el robo de mis joyas familiares, que es lo único que había en esa caja fuerte. Yo entregué un vídeo al juzgado de violencia, donde mi marido y su jefe de mantenimiento afirman que ellos cogieron mi propiedad y la guardaron ahí dentro y no estaban dispuestos a entregármela. Yo tengo cero patrimonio, después de 12 años con un multimillonario. Yo no acumulé riquezas. Solo tengo joyas, un anillo de pedida, un anillo de mi madre y una moneda de mi padre. Esas tres cosas las guarda mi marido en una caja fuerte y cambia la contraseña. No me las quiso dar».

© Gtres.

Su intención de arreglar todo esto

«Yo lo he intentado», le empieza diciendo Angela Dobrowolski a Ana Rosa Quintana. «Le he ofrecido muchas salidas respetando lo que él me había propuesto. No estaba dispuesto a parar el desahuciado, que se me avisó con cuatro días de antelación. Antes me decía que no me preocupara. ¿Alguien ha sido desahuciado con esta rapidez?», se pregunta.

Antes de poner fin a esta intervención, Angela ha querido dejar clara dos cosas: «Quiero decir dos cosas. ¿Por qué guardó mis joyas en la caja fuerte? Porque no quería que tuviera el mínimo recuso económico para defenderme. Así de simple. Sobre las malas compañías, la peor compañía que he tenido en mi vida ha sido Josep María Mainat y su entorno».