Está siendo una semana repleta de emociones para Anabel Pantoja. La sevillana celebra su boda este viernes con Omar Sánchez en La Graciosa, si toda la situación actual se lo permite. Y es que el delicado estado de salud de su abuela, Doña Ana, la madre de Isabel Pantoja, ha hecho que la colaboradora de televisión se plantee su enlace. Ahora, está mucho más tranquila después de que su abuela recibiera el alta médica. Por ello, y ya con los nervios a flor de piel, ha comenzado la cuenta atrás para el gran día. A eso se suma la cantidad de recuerdos que se le agolpan durante estos días. Además de todo lo que está viviendo, se suma el pasado, que a veces también pesa.

La colaboradora de televisión ha recordado cómo fueron sus problemas de adicción

Anabel Pantoja ha recordado sus problemas de acción que sufría hace un año. Un problema que ha logrado superar y que ahora se encuentra en su mejor momento. «Hace justo un año compartí mi problema con el insomnio y la adicción a los somníferos«, ha comenzado diciendo. Y es que la sobrina de Isabel Pantoja consiguió durante diez años dormir gracias a la ayuda de estos medicamentos, ya que sufría de problemas de insomnio. Ahora, echa la vista hacia atrás y no se cree que haya podido superar esos problemas que tantos quebraderos de cabeza le dan.

Fue en el ‘Sábado Deluxe’ de hace un año cuando se sentó y desveló sus problemas con los somníferos. “Me he dado cuenta de la dependencia que tengo, tomo diariamente más del doble de lo que me aconseja mi doctor. Empezando por mi madre, pasando por mi familia y terminando por mi pareja, están hartos y quieren que busque una solución. Están a mi lado y lo pasan mal al verme así, a veces me oculto para tomar las pastillas y que no me vean”, decía por aquel entonces.

Redes sociales

Con 20 años, Anabel Pantoja comenzó a tomar pastillas para poder dormir

Anabel Pantoja echó la vista atrás y apunta a que comenzó a recurrir a las pastillas para dormir a los 20 años. «Todo empieza cuando me independizo, me voy a un piso, vengo a la tele y cambia mi vida. Me da pánico dormir sola y empiezo con esto. Lo hago como quien se echa crema en la cara. Me acostaba con una pastilla y daba vueltas, empiezo y no voy al médico porque me daba miedo que mi madre se asustara. Toda mi gente está muy disgustada con este tema», relataba muy emocionada. Además, por aquel entonces habló de lo que pensaba su actual marido, Omar Sánchez: «En un futuro me gustaría ser madre y no quiero verme así, es una manera muy vaga de afrontarlo. Hay cosas de las que no me acuerdo, un día compré tres pantalones. Bajos los efectos de los somníferos no soy consciente de hacer muchas cosas, mi novio me dice que parezco otra persona cuando me tomo las pastillas«, admitió.