«Una retirada a tiempo vale más que todo», ha confesado Anabel tras su pelea con Belén por el tema de las joyas. Quiere dejar su sillón: «Me quedo en mi casa».


Este martes, Anabel Pantoja y Belén Esteban han vuelto a verse las caras tras en ‘Sálvame’. Pero lejos de reinar la paz entre ellas, han aflorado una vez más las diferencias entre ellas. Y de qué manera. Cuando parecía que ambas habían sellado la paz tras su enfrentamiento por el negocio de las joyas ambas se han enzarzado en una acalorada discusión que ha acabado con las lágrimas de la madrileña y una drástica decisión por parte de la sevillana: tanta tensión en el plató no le merece la pena, así que tira la toalla. «Me voy», ha dicho, después de una tensa e incómoda tarde con su amiga y compañera.

La jornada comenzaba cargada de disgustos para Anabel. Miguel Frigenti ha asegurado que las joyas que promociona Anabel Pantoja se pueden comprar en internet por un valor cuatro veces más bajo en una conocida plataforma de venta online. Un tremendo disgusto para la andaluza, quien ha justificado los precios de su negocio online. Cuando se ha visto juzgada y cuestionada por sus compañeros, la colaboradora ha perdido los nervios y ha abandonado el plató llorando y gritando. Su actitud ha molestado mucho a Belén Esteban. No entiende que ella haya llorado y que no llorara cuando ella tomó la drástica decisión de dejar el negocio de las joyas. «De mí no se ha preocupado nadie, yo también tengo mi casa y tengo que pagar mis cosas«, se lamentaba.

Los reproches de Belén Esteban a Anabel Pantoja: «Está siendo muy injusta conmigo»

La ‘princesa del pueblo’ estallaba contra Anabel y no podía contenerse: «¡Lloras cuando a ti te tocan lo tuyo! Me molesta que Anabel llore por la polémica de las joyas y con lo mío no lloró». Incluso abandonaba el plató para lanzar sus quejas contra su amiga: «Me quedé un poco huérfana de algo… ¡Anabel, ya! ¡Qué injusta es!». La andaluza rompía en llanto: «Encima de pera, apaleá». Pero Belén volvía a la carga. «Está siendo muy injusta conmigo y yo elijo cuando hablo con la gente. Que me equivoqué. ¡Ya no me voy a callar, que estoy hasta aquí de las joyas! Que el único que está ganando dinero es el empresario. ¡Pero es que ella nunca lo ha perdido!».

Telecinco

La ex de Jesulín se iba calentando por momentos. «¡Yo me he ido y he perdido también dinero! Con lo que me pasó en esa empresa… Me metí en un lío, pero dije la verdad. ¿Quién quedó mal y quién perdió todo? ¡Belén Esteban!«. Y añadía: «A mí también me ha dolido mucho, pero antes está mi dignidad y mi amistad».

La colaboradora no perdía carrete e insistía en su acalorado discurso: «¿Me equivoqué? Sí, pero yo elijo. ¡Ella que eche cojones a quien se lo tiene que echar! ¡A mí no!… ¡Que te crees el centro del ombligo! ¡Yo sabía que esto iba a dar problemas!».

«No voy a venir aquí a pasarlo mal», admite Anabel

Anabel se defendía, entre lágrimas: «Esto no es una guerra de a ver quién lo ha pasado peor. Cuando pasó lo de las joyas hubiera dado un golpe encima de la mesa. Llevo casi cuatro años en esta empresa y eso no significa que no quiera dejar las cosas en su sitio». Dolida y con apenas aire para poder hablar, explicaba que para ella lo primero es su amistad con Belén: «Decirme que yo he mirado mi bolsillo y no el de ella me ha parecido innecesario. Creía que estaba arreglado… Has dicho ‘me parece que me he quedado huérfana'». Derrotada, lanzaba un mensaje con aires de ultimátum: «No hay segundas ni terceras oportunidades, pero esto no me compensa». Palabras que ya ha pronunciado recientemente. Se está planteando muy seriamente dejar ‘Sálvame’. Ya no puede más.

Telecinco

«Lo único que me importa es estar bien con la gente y y a estar en contra de compañeras. No me compensa y me voy a quedar en Canarias, en mi casa», espetaba. Según Kiko Hernández, fuera de cámaras gritaba: «¡Yo me voy!». Belén, afectada al ver mal a su amiga, intervenía: «Prefiero quedarme con las cosas buenas que he vivido con ella. Sabéis como soy y ya estoy harta. Cuando me pasó lo de pa pierna me vine a trabajar. No soy mejor que nadie. Tengo millones de defectos. Y cuando me equivoco pido perdón. Pero ya estoy cansada. La he visto muy afectada con lo suyo y cuando yo dije que lo dejaba no la vi tan afectada».

«Una retirada a tiempo vale más que todo»

Anabel no comprendía el enfado de Belén: «Encontrarme con esta situación sin venir al caso, no lo entiendo… Una retirada a tiempo vale más que todo. Yo no puedo compararme con ella y no puedo tener ninguna palabra mala de ella». Finalmente, Belén Esteban reconocía haberse dejado llevar por las emociones. Y le ha pedido disculpas. El enfado, las lágrimas y el sofocón que ambas han vivido ha quedado atrás cuando se han fundido en un emocionado abrazo. Al final el cariño ha podido más que el cabreo y siguen siendo amigas. Pero, ¿qué decisión final tomará Anabel? Según ha anunciado, ha pedido cita con un psicólogo para poder gestionar las emociones que ha vivido en el último mes. Todo queda en el aire… de momento.