La colaboradora ha estallado en ‘Sálvame’ y ha interrumpido la conexión en pleno directo. ¿El motivo? Los reproches de sus compañeros por su postura ante la guerra familiar.


Una tarde más, Anabel Pantoja ha perdido los nervios y se ha derrumbado al hablar del conflicto entre su primo, Kiko Rivera, y su tía, Isabel Pantoja. La sevillana intervenía en directo desde su casa en Gran Canaria para hablar del fallecimiento del padre de Irene Rosales. Una noticia que conocíamos a primera hora de este jueves y que ha dejado desolada a la colaboradora de ‘Viva la vida’.

«Irene lleva un año bastante duro»

La andaluza, que aún se recupera de su lesión en la pierna tras romperse el peroné, no ha podido viajar a Sevilla para acompañar a su primo y a su mujer en tan difíciles momentos. «Es un alivio que haya descansado», ha confesado. «Esa agonía que llevaban una semana esperando ha terminado. Irene lleva un año bastante duro. No tiene nada que ver la pérdida de su madre que la de su padre. Pero son sus padres y se queda huérfana. No me puedo imaginar cómo puede estar. Sé que está bien rodeada, sé que tiene bien la cabeza, que no es como le cogió cuando le pasó a su madre. Y ya está: es ley de vida», le decía a Paz Padilla.

La colaboradora ha contado que se ha puesto en contacto con su primo y con su pareja para brindarles su apoyo. Asimismo, ha explicado que el fallecimiento de su suegro no le ha pillado por sorpresa, ya que «son muchos años» los que ha estado enfermo. «Kiko lo quería mucho, era el abuelo de sus nietas y ahí está apoyando a su mujer».

© Telecinco.

Cuando se le ha preguntado su Isabel Pantoja asistiría al funeral no ha sabido muy bien qué responder. «No lo sé. Es un tema muy delicado», admitía. «Ahora mismo Irene está pendiente de la despedida de su padre y no le va a importar ahora mismo quién vaya o quién no vaya». También ha aclarado que el aforo a entierros y funerales sigue estando limitado por la crisis sanitaria: «Fuera del tanatorio pueden estar 15 personas, pero dentro solo pueden entrar seis personas en la sala».

«No he hablado con ella, no me gusta alardear de que he hablado con una persona si no lo he hecho», añadía al hacer referencia a su tía. Ha sido entonces cuando Mila Ximénez le ha recordado que «tus tres sobrinos ya no tienen más abuelos, solo les queda tu tía. Les va a hacer mucha falta». La andaluza respondía: «Se arreglan las cosas hablando. Esto se tendrá que arreglar de alguna manera. Me gustaría que se arreglara bien. Si se tiene que arreglar en los juzgados me parece muy triste, pero que se arregle. Hay que limar y hay que tender puentes». María Patiño quiso saber si ese mensaje conciliador se lo enviaba a su tía o a su primo. Anabel aclaraba que hablaba «a los dos».

Anabel se enfrenta a Kiko Hernández: «No entro para que me des hostias»

La conversación en directo se iba tensando por momentos. Anabel Pantoja no se sentía cómoda hablando de guerras familiares: «Estoy sensible y estoy lejos. Que se arreglen y no se hagan más daño. Irene está viviendo un momento muy malo y mi tía está con lo suyo, ahora no se puede hacer nada más que hablarlo y arreglarlo… Cada uno tiene lo suyo”.

Kiko Hernández le ha llamado la atención por sus palabras. «Con todo el cariño del mundo, que digas que tu tía tiene lo suyo y que Irene tiene lo suyo… Comparar lo que le ha pasado a su tía con la muerte de un padre, me parece de verdad… ¡Cada uno tiene lo suyo no! ¡No es lo mismo perder a un padre que perder un móvil!». La colaboradora se ha enfadado y le ha espetado: “No entro para que tú me des hostias. ¿Me estás diciendo que no tengo consideración con Irene Rosales?».

El madrileño se ha dirigido a ella: “Es imposible hablar contigo. O te has comido a tu tía o a tu tío o Cantora”. Mila puntualizaba: «No te favorece nada la oreja que tienes aquí y te pasa información, que es tu tío Agustín. Últimamente, te lo digo en serio, es imposible hablar contigo».

La colaboradora rompe en llanto en pleno directo

Tras la bronca con Mila y con Kiko, Anabel ha colgado el teléfono en directo. Minutos después ha vuelto a conectar con el programa para explicar por qué estaba a la defensiva. Y es que no quiere posicionarse ni a favor de su su tía ni a favor de su primo: «Yo no estoy de ninguna parte, quiero que todo esto se arregle. Yo no me voy a meter en una guerra, me lo dijo mi madre y le hago caso». Acto seguido se ha derrumbado en pleno directo: «No sabéis lo que es. Yo esto no lo he vivido nunca, me parece mentira».