La crisis sentimental entre Ana María Aldón y José Ortega Cano continúa cosechando muchos titulares. La familia del torero se ha convertido en un gran obstáculo en el matrimonio. En el centro del huracán, la colaboradora ha confesado haber pasado el verano más difícil de su vida, también que existen comentarios y acusaciones que no puede olvidar por parte de algunos miembros de los Ortega Cano, entre ellos, su cuñada Conchi. «El problema es que no me lo dijeron a mí. Lo dijeron delante de toda España. Con esto yo me he sentido la mujer más humillada del mundo entero». 

Ana María Aldón
Instagram

Durante su última intervención en el programa ‘Ya es verano’, Ana María Aldón ha vuelto a hablar alto y claro. «No vengo a quejarme y no espero nada de nadie», advertía en un primer momento. También ha recordado los desplantes que ha sufrido por parte de los Ortega Cano. «El nieto de Conchi se sentó en este plató para llamarme sinvergüenza. Son demasiadas cosas». Ha recordado que Conchi llamó en su momento al programa donde trabajaba para decir que «no podía verla ni a ella ni a su familia. A lo mejor los demás no se acuerdan, pero yo sí de las 16 horas que se hablaban sobre mí al principio… Yo a las personas que a mí no me aportaban y que me vendían las fui apartando de mi camino».

El hartazgo de Ana María Aldón  

La mujer de Ortega Cano no ha podido más que llevarse las manos a la cabeza cuando ha escuchado que Conchi cuestionaba ciertas declaraciones suyas, también cuando decía que quizás se había inventado ciertas cosas. «¡Por el amor de Dios! No sé dónde vamos a llegar. Yo no estoy acusando a nadie con el dedo. ¡Que yo me lo he inventado! La última noticia que tengo es que yo no he estado ni mala ni nada. Mala ella que no puede ni andar».  Añadía estar harta de esta situación. «De que esa persona no dé más que información falsa con tal de ensuciar mi imagen. No voy a dar fe a su testimonio». Ha confirmado que no ha tenido contacto con su familia política durante este verano.

Ana María Aldón
Instagram

La colaboradora ha subrayado que el matrimonio son «dos personas. Todo el mundo sabe que a veces las situaciones son complicadas entre dos personas. Las cosas se van arrastrando y, con esto no quiero decir que la culpa la tenga él, no estoy culpando a nadie, pero la situación es la que es». En todo momento, Ana María Aldón ha querido dejar al margen a su marido: «Es un señor. Yo no estoy en contra de mi marido, pero la situación ha llegado a un momento que no puedo tirar con todo».

Además ha negado interponerse en la relación que tiene su marido con su hermana. «A mí me da pena él. Me parece muy injusto que su hermana diga que no le llama porque yo estoy al lado. Jamás me he metido en nada, mi marido es libre de hacer lo que quiera. Me parece tan injusto». El objetivo principal de la andaluza es el siguiente: «Quiero seguir teniendo la fuerza que, a día de hoy perdí, y estoy recuperando».