Ana María Aldón es un misterio, no porque ella sea una mujer misteriosa, sino porque sobre su silencio ha generado numerosas preguntas que solo encuentran respuestas mediante los hechos.

3-Juntos
Ana María Aldón está siendo un gran apoyo para Ortega Cano, quien intenta recuperar su vida normal.

Hubo quien pensaba que Ana María Aldón era una oportunista o que podía estar detrás del patrimonio de José Ortega Cano. Otros consideraban que esta relación no tendría futuro y que se acabaría desmoronando como un azucarillo. Sin embargo, el tiempo, que es lo que pone a unos y a otros en su sitio, no ha hecho sino afianzar la figura de la pareja del torero.

Ana María Aldón no lo ha tenido nada fácil para formar una familia con el torero, porque José llevaba a sus espaldas una mochila cargada de piedras, que ha tenido que ir vaciando poco a poco. Al oprobio de estar en la cárcel por la muerte de un hombre, hay que añadirle el estigma social de ser un ex-presidiario y, además, el diestro ha quedado con una salud bastante mermada tras el accidente de tráfico que pudo haberle costado la vida a él también. Sin olvidarnos tampoco de que la sombra de Rocío Jurado es muy alargada y contra el recuerdo de los que no están no se puede luchar. 

Ana María ha demostrado saber muy bien cuál es su sitio, no compararse con nadie y no tener celos de esos recuerdos a los que hacíamos mención.

ana-maria
Ana María fue a buscar a José a cada una de las salidas de la cárcel y se mostró firme a su lado.

Ana María Aldón ha sido la mejor enfermera de Ortega Cano, le ha dado su primer hijo biológico y ha sido su mayor apoyo en un momento en el que el torero estaba defenestrado socialmente y cuestionado día y noche en los medios de comunicación. Ha demostrado tener una gran paciencia, valentía y templanza ante un reto que no era nada fácil. Ha dado también la cara en cada una de las salidas de la cárcel del que parece acabará siendo su marido y ha guardado silencio. Lo más difícil. No hace falta más que ver cómo Gloria Camila coge el guante siempre que se lo tiran y entra a todos los capotes, pese a que su padre le pide contar hasta mil antes de escupir su ira, rencor y desprecio a los micrófonos de los reporteros.

jose-fernando11
José Fernando lleva una larga temporada intentado superar sus problemas.

José Ortega Cano tiene otro frente abierto con su hijo José Fernando y sus problemas con las adicciones, una lucha con altos y bajos que requiere gran parte de sus energías y del apoyo silencioso de Ana María Aldón y de su hija Gloria Camila, siempre pendiente de su hermano. Todo lo contrario que Rocío Carrasco, quien está muy lejos de reconciliarse con ellos algo que, estamos seguros, haría muy feliz a su difunta madre.

Ana María Aldón está siendo una pieza clave para la cohesión familiar y da la impresión de que es una excelente influencia para Ortega Cano, quien se muestra más comedido, conciliador y dispuesto a perdonar que nunca. Les queda mucho camino por recorrer para alcanzar la tranquilidad, peor quién dijo que la vida fuera fácil. Junto a ellos crece su hijo, José María, un niño feliz y simpático, acostumbrado ya a las cámaras de los medios de comunicación y que dará muchas alegrías a la pareja.

Como siempre, desde aquí hacemos un nuevo llamamiento al perdón, al pasar página y a la paz familiar. Nada nos gustaría más que volver a todo el clan reunido como cuando Rocío Jurado aglutinaba, cual gallina clueca, a toda su familia en Chipiona.

Quién sabe, a veces los milagros existen…

ortega-cano-y-gloria-camila
Ortega Cano ha pedido discreción a su hija Gloria Camila.