El nuevo año ha empezado para algunos rostros conocidos con buenas noticias. Es el caso de Ana Guerra. La cantante de 27 años, que disfrutar de un buen momento profesional, está de nuevo ilusionada. Y el responsable de su felicidad es Víctor Elías, actor que saltó a la fama por su papel de Guille en ‘Los Serrano’. 

La pareja no puede estar más ilusionada y su relación está ya más que consolidada, según publica ¡Hola! En unas imágenes recientemente publicadas vemos a Ana y a Víctor paseando por las calles de Madrid, sin miedo a ser vistos. Eso sí, la cantante tiene más cuidado y además de llevar su mascarilla, también luce sus gafas de sol.

Aunque ella es muy reacia a hablar de su vida privada -así lo ha demostrado siempre-, Ana Guerra está feliz. Es la primera relación que se le conoce desde que en 2020 rompiera con Miguel Ángel Muñoz, con el que todavía mantiene buena sintonía. Así lo aseguró ella misma en una de sus reapariciones en un evento en la capital española.

Ana Guerra empieza el año ilusionada de nuevo

Ana Guerra escenario
© Gtres.

Tal y como se cuenta en el citado medio, la relación entre Ana Guerra y Víctor Elías avanza a pasos agigantados. Y es que ya se dejan ver por casa de cada uno de ellos e incluso han comido con familiares. Hace unos días la pareja fue vista por un restaurante de la capital española, donde quedaron a comer con el padre de la cantante.

Ana Guerra saltó a la fama por su participación en la exitosa edición ‘Operación Triunfo 2017’, momento en el que estaba saliendo con el cantante Jadel. Por su parte, el actor mantuvo una relación con Chanel, que representará a España en Eurovisión el próximo mes de mayo. Con su polémico tema ‘SloMo’ viajará a Turín para ver en qué posición queda nuestro país en este conocido festival de la música.

Ana Guerra vuelve a la carga con su disco, ‘La luz del martes’

ana-guerra-3
© Redes sociales.

Ana Guerra ha pasado unos años complicados, que terminaron con la publicación de su nuevo disco, que para ella ha sido la luz de su vida: «Una de las pocas cosas que puedo decir con seguridad de este año es que «La Luz Del Martes» ha sido la luz de mi vida. Ha sido esa luz que mi alma y mi camino necesitaban para iluminar esas sombras que comenzaban a bailar con demasiada libertad. Una nueva era que emprendo con más ilusión que nunca y en la que te voy a contar todo lo que nunca te dije», anunciaba a finales del mes de agosto cuando publicó por primera vez la portada de su disco.

La cantante no lo ha tenido fácil en las últimas semanas y es que su nombre se ha visto envuelto en una polémica por culpa de un vecino que se ha quejado día tras día de que ella canta en su casa y él no puede teletrabajar en paz. La cuestión ha sido muy divertida en las redes sociales, pero la cantante no lo ha recibido con tan buena acogida y es que se convirtió en la única pregunta que se le realizaba en sus citas públicas, olvidándose de su faceta profesional y siendo noticia tan solo por las ocurrencias de su vecino.

Abrió su corazón para hablar del después de ‘OT 2017’

Una de las cosas de las que no dudó en hablar en ‘Fuera del mapa’ de Alberto Chicote es de sus compañeros de ‘Operación Triunfo’. La cantante ha comentado que su salida del concurso no fue la que ella esperaba. Pero no se refería tanto a nivel profesional, dado que le ha ido muy bien y aún se mantiene en la cresta de la ola con nuevos trabajos en el mercado. Hacía alusión más a cómo se lleva con los que en la academia fueron sus amigos y que tras salir del programa le han dado la espalda. Los concursantes del talent show han ido centrándose poco a poco en sus respectivas carreras y han descuidado en parte los vínculos que crearon durante el programa. Pero Ana Guerra sube la apuesta y no duda en mostrar su opinión al respecto, confesando que se siente traicionada por alguno de ellos que, a pesar de ser sus amigos cuando eran anónimos, le han retirado el trato cuando han visto que ella no era “tan importante” en la industria de la música.

Ana Guerra OT
© GTRES.

La cantante cree que algunos de sus compañeros no han querido asociarse a ella al ver que su carrera no ha despegado tan fuerte como la de Aitana o Lola Índigo, por ejemplo. Esto le ha provocado una desazón emocional y un sentimiento de envidia al ver a sus compañeros triunfar y cómo esto les separaba más como amigos: “Envidiaba muchas carreras de compañeros que habían salido del programa, algo que desapareció cuando tenía un disco hecho y decidí no sacarlo, porque quería cantar otras cosas; se lo conté a la compañía y ahora canto lo que quiero cantar. Ahí me desaparecieron todas las envidias”, confesaba.