Fernando Verdasco está participando en el torneo de París-Bercy, noveno y último Masters 1.000 de la temporada. El tenista ha tenido entre el público su mejor amuleto y apoyo: su mujer, Ana Boyer, que se ha mostrado muy pendiente de todo el partido. De hecho, tal y como decíamos en las líneas anteriores, la hija de Isabel Preysler se ha convertido en el amuleto del tenista, que ha ganado el partido frente a Coric.

 

Fernando Verdasco ha querido que su mujer y madre de su hijo Miguel, le acompañe en su vuelta al trabajo. El tenista se ha enfrentado al croata Coric, pero ha conseguido ganar el partido y pasar a la siguiente ronda. Esto significa que puede que volvamos a ver a Ana Boyer en las gradas de la pista parisina.

Una gran noticia después del disgusto que se llevó el tenista al no ser convocado para la Copa Davis de Madrid. Siempre que su agenda se lo permite, Ana Boyer acude a ver a su marido sobre la pista. Se declara su mayor fan y es una asidua en los partidos del madrileño, que no pierde detalle durante el partido que realiza Verdasco.

Ana Boyer, muy pendiente del partido

Ana Boyer se ha mostrado muy concentrada durante el partido. Para la ocasión ha optado por la comodidad de un vaquero y un jersey de punto grueso en color malva con el que se ha protegido de las bajas temperaturas que marcaban los termómetros en París. Además ha presumido de su alianza y de una manicura impecable.