La periodista siente un gran consuelo ahora que Rocío Carrasco se ha animado a contar toda su verdad: «Para mí es como una hija».


María Teresa Campos es una de las personas más cercanas y queridas del entorno de Rocío Carrasco. La veterana periodista, que fue amiga íntima de Rocío Jurado, ha visto crecer a la hija de la chipionera. Y por eso se siente aliviada de que tras 25 años de silencio, Rocío haya decidido por fin contar su verdad a los medios de comunicación. En el documental ‘Rocío: contar la verdad para seguir viva’, emitido por Telecinco, se revelan datos sobre el matrimonio entre Carrasco y Antonio David Flores que nunca antes habían visto la luz.

«Ya no podía soportar que se cometieran tantas injusticias»

«Me he alegrado de que esto pase. Yo ya no podía soportar que se cometieran tantas injusticias y se dijeran tantas cosas que se han dicho. Ella está hablando y es ella la que tiene que hablar porque es su vida. Para mí es como una hija, pero es su vida, no es la mía. Yo pedí que antes de morirme, porque soy muy mayor, que se hiciera justicia con ella». Con estas palabras, la malagueña ha dejado clara su satisfacción ante las declaraciones de Rocío Carrasco, quien ha reabierto viejas heridas al dar a conocer su versión sobre su matrimonio con el que fuera Guardia Civil.

María Teresa Campos ha confesado que no se ha sentado delante del televisor para ver los episodios que se han emitido hasta la fecha: «No puedo verlo porque me pongo muy mal». Conocer tan de cerca el dolor de Rocío ha impedido que vea el programa: «No lo veo porque mi cuerpo no lo resiste. Me hace muchísimo daño y no me viene bien. Ahora la gente está viendo las cosas cómo han sido», ha sentenciado. Ante todo, cree que su amiga ha obrado bien y que sus palabras servirán para acallar bocas. Y para que «las personas que la han puesto a ella en tela de juicio, su manera de ser, su papel como madre… que sepan cuáles eran las circunstancias».

María Teresa Campos ha destacado el papel de Fidel Albiac en la vida de Rocío Carrasco. Según ella, su papel ha sido fundamental para dar estabilidad emocional a la hija de ‘la más grande’: «Para mí Fidel es una persona maravillosa gracias a la cual yo creo que Rocío está en pie».

«Quiero que esto le sirva para quedarse tranquila y seguir su vida con Fidel»

Asimismo, ha confesado que desea que su documental sirva para lograr un poco de paz: «Quiero que esto le sirva para quedarse tranquila y seguir su vida con Fidel, que es lo mejor que les ha podido pasar al uno y al otro, encontrarse. Y que sean felices juntos».

GTRES

Este fin de semana, Terelu Campos y su hermana Carmen Borrego también han manifestado su alegría tras el importante paso que ha dado Rocío Carrasco al revelar su verdad. «Hacía mucho tiempo que no lloraba con tanto desconsuelo. Rocío no ha vuelto a sonreír con lo ojos… ni lo recuerdo. Está procesando toda esa docuserie… Para que veas la clase de persona que es: su preocupación era que yo estuviera demolida, destrozada. Le dije: ‘Yo también necesitaba esto. Necesitaba desahogarme», explicaba la madre de Alejandra Rubio en ‘Viva la vida’ el pasado 27 de marzo. Asimismo, ha resaltado que Carrasco está siendo «asesorada por las personas que llevan años» ayudándola.

Rocío Carrasco no está «ni contenta ni celebrando nada», según Carmen Borrego

Carmen Borrego, por su parte, ha detallado en el espacio de Emma García que Rocío Carrasco está «medicada desde hace muchos años» y que desde que arrancó la emisión de su documental en Telecinco no la ve nerviosa, pero «tampoco feliz». Cree que no está «ni contenta ni celebrando nada. Está con cautela que es como tiene que estar después de abrirse así».

En la última entrega de la docuserie sobre la vida de Rocío Carrasco se hizo un repaso sobre la boda entre Antonio David Flores y Rocío Carrasco, marcada por una traición familiar, y celebrada el 29 de marzo de 1996. La audiencia también pudo rememorar el nacimiento de Rocío Flores el 13 de octubre de ese mismo año, así como el segundo embarazo de Rocío y el nacimiento del segundo hijo de la pareja, o cómo la joven descubrió una infidelidad del malagueño. Uno de los relatos más duros hace referencia a la agresión que relata la empresaria y que se remonta al verano de 1998, cuando el colaborador supuestamente amenazó con tirarla por una ventana.