El joven se someterá a un nuevo tratamiento en Barcelona y se mudará temporalmente allí para estar cerca de sus médicos. Ana Obregón ha cancelado su obra de teatro para poder acompañarle en este proceso.


Próximamente, Álex Lequio deberá marcharse durante una temporada a Barcelona para continuar una nueva fase de su tratamiento contra el cáncer que padece. El hijo de Ana Obregón se someterá a un procedimiento en un centro hospitalario de la ciudad condal, lo que le obligará a trasladarse temporalmente allí.

Ana Obregón ha cancelado su obra de teatro para acompañarlo

Según ha publicado SEMANA en exclusiva, Ana Obregón ha suspendido «Falso directo», la obra de teatro que estaba a punto de estrenar en el Teatro Amaya de Madrid junto a Andoni Ferreño. La actriz ha tomado esta drástica decisión para acompañar a su hijo en la próxima etapa de su tratamiento.

Fuentes cercanas a la presentadora aseguran a esta revista que el nuevo tratamiento de Álex tendrá una duración de tres meses. Esto obligará a Álex a permanecer no muy lejos del hospital donde reciba atención médica específica para su dolencia. Por cuestiones prácticas, y para garantizar su mayor comodidad a lo largo de este proceso, es preferible que se mude provisionalmente a Barcelona. De esta manera podrá estar cerca de los profesionales que supervisan su caso. Estos desean vigilar su evolución de manera minuciosa y constante, lo que explica el traslado del joven.

Estas circunstancias han llevado a Ana a tomar la difícil determinación de abandonar la representación justo cuando iban a comenzar los ensayos. La presentadora, bióloga y actriz tenía previsto estrenar su nuevo espectáculo en agosto de este año, pero ha preferido abandonar el proyecto para centrarse exclusivamente en su hijo. Álex es su única prioridad desde que le diagnosticaron su enfermedad, hace casi ya dos años.

Un tratamiento novedoso, traído desde Estados Unidos

La terapia que recibirá Álex viene ‘importada’ desde Estados Unidos. Fue en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York (uno de los más prestigiosos del mundo) donde recibió su primer tratamiento. Y fue José Baselga quien supervisó todo el proceso. Este especialista, que trabajó como director médico del centro hasta septiembre de 2018, fue una de las personas en quienes Ana y su ex, Alessandro Lequio, depositaron toda su confianza. «Por su edad hemos preferido que esté en las mejores manos, en las de José Baselga, un médico español», explicaba el italiano entonces. Este prestigioso oncólogo ya no trabaja en el hospital, pero la expareja y su hijo siguen apostando por un tratamiento coordinado desde el país anglosajón.

Ana, que siempre ha mostrado una actitud positiva ante la enfermedad de su hijo, ha querido tranquilizar a su entorno asegurando que esta nueva fase forma parte de la terapia de Álex en su larga batalla. Ha explicado que no hay motivos para inquietarse. Se trata, dice, de un proceso novedoso, pero rutinario.

A mediados del pasado mes de febrero, Álex visitaba la sala de urgencias de la clínica Ruber Internacional de Madrid, tras la cual tuvo que permanecer ingresado varios días en dicho centro. El motivo que lo llevó a estar allí fue, según Ana, «una gastroenteritis». Poco después, su padre explicaba a los medios: «Todo sigue igual. No hay mucho que decir. El cáncer es una enfermedad larga y dura».

En los últimos meses, Ana Obregón ha rechazado numerosas ofertas de trabajo para poder estar al lado de su hijo. En octubre del pasado año se vio obligada a dejar ‘Masterchef Celebrity 4′ tras una recaída de Álex. Aquello provocó el malestar de la productora del ‘talent’ culinario, que le envió un burofax «amenazando con denunciarme si no iba a Vitoria». En esta ocasión, su abandono de su obra teatral supone su segunda renuncia a un trabajo con el que ya se había comprometido. Pero ella lo tiene claro: «Lo más importante es la salud, la familia, y estar al lado de mi hijo».