Alessandro Lequio y Ana Obregón están viviendo una etapa terriblemente difícil. La actriz y el colaborador de televisión hace menos de una semana tuvieron que hacer frente a la pérdida de su hijo, quien falleció tras una larga batalla contra el cáncer. El joven de tan solo 27 años se encontraba luchando contra esta enfermedad en Barcelona, ciudad en la que estaba recibiendo tratamiento desde hacía varias semanas y desde allí y tras su partida volvieron sus progenitores a la capital. El viernes hicieron las maletas y regresaron a Madrid juntos, eso sí, completamente rotos y abatidos. El fin de semana enterraron a su hijo, Álex Lequio, y ahora de nuevo muestran lo unidos que están después de perder al hijo que tenían en común. De hecho, este lunes el italiano ha sido visto llegando a la casa en la que Ana Obregón reside a las afueras de Madrid.

Alessandro Lequio

Alessandro Lequio llegaba en su vehículo propio a la residencia que la actriz posee en La Moraleja, urbanización residencial situada en el municipio de Alcobendas. Con el semblante muy serio y con la mirada visiblemente perdida, Lequio ha demostrado una vez más que no dejará sola a Ana y que le brindará su apoyo pase lo que pase. Aunque este no ha sido el único detalle que ha llamado la atención y es que Alessandro ha vuelto a lucir una vez más la camiseta azul de su hijo. Era una de sus prendas favoritas, le acompañó en grandes momentos de su vida y desde que falleciera no se ha despegado de ella. Es un modo de aferrarse a él, ya que con esta camiseta fue fotografiado Álex Lequio hace algunas semanas en la capital mientras acudía al hospital, al igual que durante unas vacaciones en Formentera junto a su pareja, Carolina Monje, y algunos amigos el pasado verano. Esta ha sido la prenda escogida por Alessandro Lequio para hacer frente a todos los papeleos y gestiones que tanto él como Ana tienen que realizar durante los días posteriores a su partida.

Viven juntos el duelo más difícil de su vida

Ana y Alessandro vivirán juntos este duelo de principio a fin y así se demostraba en Barcelona con cada uno de sus gestos. Después de conocerse la triste noticia, se abrazaron y se convirtieron en el mejor apoyo del otro, pues nadie podría entenderse mejor que el otro en estos complicados momentos. Una imagen que, a buen seguro, para Álex hubiera sido positiva, pues él siempre luchó porque entre ellos existiera la cordialidad. Tanto es así que los tres se habían transformado en el mejor equipo y familia para tratar de vencer a la enfermedad de Álex, pues tanto Ana como Alessandro aparcaron durante la última etapa sus trabajos y se centraron tan solo en la recuperación de su hijo.

Ana Obregón durante el entierro de su hijo Alex Lequio en Madrid

Tanto ellos como la pareja de Álex Lequio, Carolina Monje, estuvieron presentes en el entierro de su hijo este fin de semana. Dada la situación del estado de alarma, tan solo podían estar tres personas en su último adiós, una imagen en la que una vez más se vio el dolor que sentían tras perder a Álex después de una infatigable batalla de más de dos años. De hecho, los tres se despidieron de él a través de las redes sociales, donde plasmaron palabras cargadas de cariño hacia él.

ana-obregon-alessandro-lequio

Sin embargo, en el Tanatorio de La Paz también estuvieron acompañando por sus seres queridos. Entre ellos, las hermanas de Ana Obregón, Celia y Amalia, o la esposa de Alessandro Lequio, María Palacios, demostrando una vez más ser un ejemplo de unión. No obstante, la intención de Ana tras hacer frente al peor día de su vida era estar sola, un deseo que le manifestó a su entorno más cercano.

Y es que Ana siempre había confesado que Álex era el motor de su vida. Estuvo presente en todos los momentos más destacados de su vida y jamás le abandonó cuando las fuerzas le flaqueaban, una actitud que siempre señalaba Álex Lequio en sus apariciones públicas. Horas después de su fallecimiento Ana se sinceró en su Instagram acerca de cómo se sentía: «Se apagó mi vida».

Su incesante lucha comenzó en 2018

Esta lucha comenzó en 2018 y desde ese instante tanto Ana como Lequio se volcaron en él. Demostraron ser dos padres coraje y le acompañaron en cada uno de sus ingresos hospitalarios, de hecho, en las últimas semanas la actriz y el italiano habían aparcado radicalmente sus proyectos profesionales. Ana Obregón hacía meses que había cancelado su obra teatral y Alessandro había dejado de acudir a su puesto como colaborador en ‘El programa de Ana Rosa’, desde donde, por cierto, le han trasladado sus condolencias ante este duro trance.