alessandro-lequio
Alessandro Lequio ha reabierto la Caja de Pandora y está ‘tirando de la manta’ en el ‘affaire’ Mar Flores.

Alessandro Lequio ha abierto la Caja de Pandora y como si fuera el programa ‘Hormigas blancas’, en el que se volvía a echar la vista atrás sobre la vida de los famosos ha tirado de recuerdos para hablar de su pasado ‘affaire’ con Mar Flores. Así, el comentarista italiano ha referido cómo gestionó su relación con ella y cómo pidió ayuda a la familia de su ex, Ana García Obregón, para que la modelo dejara al naviero Fernando Fernández Tapias.

Alessandro Lequio ha manifestado: «Cuando comenzó mi historia con Mar, Fernández Tapias era muy amigo del padre de Ana y fui a hablar con la madre de ella. Le pedí que se lo dijeran y así lo hicieron, a lo que Tapias respondió, ‘con Lequio, que es un muerto de hambre’…»

mar flores y fernandez tapias
Fernando Fernández Tapias, cuando era pareja de Mar Flores.

Alessandro, que ha admitido haber estado enamorado de Mar, apostó por ella en ese momento, pero finalmente la relación, que generó un auténtico tumulto mediático, acabó mal.

Lejos de retractarse de las palabras del día anterior, Lequio ha dicho: «Me reafirmo en lo que dije. Las cosas que he contado son como datos, no me estoy vanagloriando. Lo que dije ayer fue para contextualizar. No la estaba juzgando. Relaté unos hechos y di mi opinión sobre el asunto».

Alessandro Lequio que no cree en la historia de amor entre Mar Flores y Javier Merino, con quien la exmodelo ha tenido cuatro hijos, ha asegurado: «Ella quería casarse con Cayetano Martínez de Irujo y optó por un matrimonio práctico».

Ana Obregón con su madre, Ana María Obregón Navarro, a la que siempre ha estado muy unida.
Ana Obregón con su madre, Ana María Obregón Navarro, a quien acudió Alessandro Lequio cuando tuvo su relación con Mar Flores.

“Mar no se mueve por instinto, lo tiene todo muy calculado. Y más cuando está en juego su futuro y el futuro económico de sus hijos”, fueron sus llamativas palabras. “Creo que los problemas económicos de Merino están detrás de esta separación. Vamos, estoy convencido. Javier Merino nunca ha sido el amor de su vida, ha sido un apaño. En esa época estaba con Fernández Tapias y conmigo”, dijo ayer Lequio, quien hoy ha vuelto a reafirmarse y ha manifestado que él sigue siendo la misma persona que hace 20 años, «moderado y con contención, pero el mismo de siempre, han cambiado las circunstancias y la edad».

“Me empezó a gustar mucho y después de casi un año le dije que dejara a Tapias. Ella me decía que esperáramos un mes porque le iba a regalar la casa. Pasaba el mes y me pedía otro mes. No se la regaló porque le reventé el chiringuito porque quería que estuviera conmigo. Lo hice por amor”, manifestó Lequio, quien hoy ha añadido: «Mis fobias y mis gustos siguen siendo las mismas. Soy muy sensible a las mujeres guapas».

mar-flores
Mar Flores y Javier Merino han tenido un fructífero matrimonio con cuatro hijos en común que ahora han roto de forma muy civilizada.