Ni Alessandro Lequio ni Ana Obregón podrían imaginarse que lo unidos que están años después de su separación iba a ser a causa de una tragedia como la pérdida de un hijo. Hace una semana que Álex Lequio falleció tras una larga batalla contra el cáncer durante sus dos últimos años de vida. Fue el pasado miércoles cuando el joven perdió esta lucha a la que enfrentó con mucha determinación, fuerza y optimismo. Una semana después de su triste fallecimiento la actriz se encuentra desolada en su casa de La Moraleja, pero con el apoyo de los suyos como pilar fundamental para sobrellevar, de la mejor manera posible, el incurable dolor que está teniendo.

Alessandro Lequio visita cada día a Ana Obregón en su casa

Y uno de esos grandes apoyos ha sido el de su ex, Alessandro Lequio, y su actual pareja, María Palacios. Día tras día la pareja ha sido de su casa y ha cogido el coche para acercarse al domicilio de la actriz, donde pasan largas horas. Alessandro y María se han convertido en el mejor apoyo para Ana Obregón… y viceversa. Pues tan solo Ana puede entender el dolor de Alessandro, mientras que Alessandro solo puede entender el fuerte dolor que sufre Ana. Por eso, ambos quieren pasar este duelo juntos y María Palacios, la fiel compañera de Lequio, quiere acompañarlos en este momento tan complicado que están atravesando.

Esta misma mañana hemos visto a Alessandro y María llegando a casa de la actriz una semana después de la muerte. Con el rostro serio y sin querer hacer declaraciones a la prensa, la pareja ha entrado en la urbanización donde vive Ana Obregón. Durante estos días, Ana no está sola, también cuenta con el apoyo de sus hermanas, Amalia y Celia. Estas viven muy cerca de la actriz, pero aún así quieren pasar los primeros días junto a ella, ya que no está siendo fácil para la actriz, que ha visto como perdía a su único hijo después de una larga batalla que finalmente no pudo vencer.

Ana Obregón, destrozada cuenta con el apoyo de los suyos

A pesar de la delicada situación que están viviendo, Ana cuenta con todo el cariño que está recibiendo por parte de amigos y familiares. Aún así, no hay abrazo que consuele el sufrimiento que está pasando. En toda esta lucha siempre ha estado junto ella, Alessandro Lequio. La expareja pasó los últimos días de vida del joven juntos en un hospital de Barcelona, donde finalmente perdió la vida. Desde entonces, Alessandro y Ana fueron la sombra el uno del otro y han demostrado que su relación no entiende del pasado, sino que ahora son dos personas unidas por la tragedia.