Alessandro Lequio ha sido visto visitando a su hijo Álex Lequio en el cementerio antes de iniciar sus vacaciones junto a su mujer y su hija.


Para Alessandro Lequio y Ana Obregón la vida sin su hijo Álex Lequio está siendo muy difícil. Ambos tratan de adaptarse a su nueva normalidad, sin embargo, desde su partida no han tenido reparo en confesar que ya nada será para ellos igual. Mientras la actriz hizo las maletas a comienzos de este verano rumbo Mallorca para reunirse con los suyos, el italiano acaba de empezar sus vacaciones, aunque antes ha querido hacer una relevante parada. El colaborador de ‘El programa de Ana Rosa‘ lo tuvo claro y se dirigió al cementerio en el que está enterrado su hijo para despedirse de él antes de sus días de asueto junto a su esposa, María Palacios y la hija que tienen en común.

Hasta allí se desplazó con una amiga. Se mostró cabizbajo y después de dejar unas flores sobre la lápida de su hijo, estuvo algunos minutos en el lugar en el que reposa su hijo. Tras unos instantes en silencio, Alessandro Lequio paseó por las inmediaciones de la lápida de Álex para más tarde realizar una llamada que le mantuvo ocupado durante, al menos, unos minutos.

Si bien se había podido ver a Ana en una circunstancia similar mientras visitaba a su hijo en el lugar que descansa, apenas había fotografías de Alessandro Lequio en tal situación. El italiano había preferido retomar su rutina y reincorporarse al trabajo, eso sí, sin dejar de lado a la otra persona que también estaba desolada como él, su expareja y madre de su hijo, Ana Obregón. Hace algunas semanas se confesó en el espacio de Telecinco en el que colabora acerca de cómo estaba llevando el duelo sin él y sus palabras evidenciaron que estaba completamente consternado.

Tras la emisión de un capítulo de ‘Hormigas Blancas‘ en el que se hacía un repaso a la vida de Ana Obregón y en el que inevitablemente se habló de Álex, él se abrió frente a la audiencia. «Yo estuve muy enamorado de Ana. El reportaje me despertó tantos recuerdos y emociones que no tengo capacidad para valorarlo, tampoco tengo ganas y nunca las tendré».

Este reportaje le removió muchísimos recuerdos, más aún si se tiene en cuenta que tanto él como Ana acompañaron a Álex Lequio en Barcelona hasta el último momento. Fueron sus grandes apoyos antes y después de que se le detectara la enfermedad y desde su fallecimiento, están tratando de afrontar la vida como pueden, ya que el vacío que les dejó su muerte es irremplazable.

La última publicación de Ana en redes

Hace tan solo algunos días Ana compartió un texto inédito que escribió su hijo Álex Lequio para concienciar a todo el mundo de lo importante que es disfrutar del presente. Aunque a él no le dio tiempo a terminarlo, la madre del empresario lo hizo público en sus redes sociales, un post en el que todos sus seguidores le brindaron su apoyo más férreo. «Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero se que tú querías hacerlo», ha comenzado explicando Ana a sus seguidores en redes. Añade que, finalmente, comparte este mensaje con todos desde «el corazón mutilado de una madre», comenzó diciendo la intérprete.

«El problema más grande del ser humano -y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer- es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad, montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor.’ Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuantos meses te quedan de vida», son las primeras palabras de este mensaje hasta hoy inédito.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hace un mes encontré en tu móvil el último post que escribiste. No tuviste tiempo de terminarlo ni de subirlo. He dudado mucho si hacerlo, pero se que tú querías hacerlo. Hoy lo comparto con todos vosotros de parte de Áless desde el corazón mutilado de una madre: “El problema más grande del ser humano – y el mío hasta que me dijeron que tenía cáncer – es la manera de entender la felicidad, de ser feliz. Me he pasado 27 años de mi vida intentando ser el mejor estudiante, graduarme en la mejor universidad , montar empresas y sentirme un cowboy del capitalismo, siempre anclado en el ‘más es mejor.’ Todo precioso y bonito hasta que un día te dan la noticia y no sabes cuantos meses te quedan de vida. En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. Cuantas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? Cuantas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? Cuantas veces habré ido a ver a mi madre? Cuantas la he colgado? Cuantas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? Cuantas? CUANTAS????? No soy nadie para darte un consejo pero quizás, dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia. Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan. Al final solo te llevas el tiempo y el amor que has dedicado a las personas que quieres, a las qué … ” @alessandrolequiojr PDT. Mi Aless , ojalá lo hubiera leído antes de que partieras para decirte que has dado tanto amor en esta vida; a tus amigos, a tu novia, a tu familia y sobre todo a mí, que necesitaría 1 millón de vidas para agradecértelo . Tu mensaje llegará al corazón de muchas personas.#alessforever

Una publicación compartida de Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) el

«En un abrir y cerrar de ojos, te das cuenta de la importancia del ‘tiempo.’ Mejor aún, te das cuenta cómo y con quien quieres invertirlo. ¿Cuántas veces no he estado con mi novia por quedarme enviando correos hasta las 3 de la mañana? ¿Cuántas veces he ido a jugar con mi hermanita pequeña? ¿Cuántas veces habré ido a ver a mi madre? ¿Cuántas la he colgado? ¿Cuántas invitaciones rechazadas al cine con mi padre? ¿Cuántas? ¿CUÁNTAS?????», se pregunta.

El consejo de Álex

«No soy nadie para darte un consejo pero quizás, Dios no lo quiera, un día recibas una llamada del hospital después de hacerte una tac, una placa o un análisis de sangre, invitándote a cerrar una cita con urgencia.Quizás ese día se sienten 7 médicos delante de ti y ‘bum’ todas esas metas por ser un as se evaporan», deslizó. Unas palabras que hoy, más que nunca, se convierten en desgarradoras.