Que «segundas partes nunca fueron buenas» no es una verdad absoluta. Que se lo digan a la hija de Terelu, volcada de lleno en esta segunda oportunidad con su novio.


Alejandra Rubio y Álvaro Lobo están viviendo su segunda oportunidad de manera efusiva. Llenos de pasión. Muy acaramelados de han dejado ver en sus redes sociales, donde ambos jóvenes han compartido una foto de una travesía en altamar.

El pasado mes de agosto, la pareja retomaba su relación después de un periodo de reflexión y de distanciamiento en el que permanecieron separados (cinco meses en total). “Las relaciones se acaban y la vida sigue. Cada uno teníamos vidas distintas, teníamos que crecer mucho profesionalmente y ya está. Felices. No ha pasado nada raro ni nada extraño. Así que yo estoy muy bien y él supongo que también”, explicaba Alejandra tras su ruptura con el DJ.

Poco después de romper con Lobo, la hija de Terelu Campos mantuvo un breve idilio con Tassio de la Vega, un joven y millonario empresario del sector vinícola. Lo suyo apuntaba maneras, pero la cosa se desinfló enseguida. Lo cierto es que su historia no fue demasiado lejos. La colaboradora de ‘Viva la vida’ nunca llegó a confirmar el romance. Siempre dijo que solo eran amigos y que se estaban conociendo.

A Alejandra también se la ha relacionado sentimentalmente con Suso Álvarez, exconcursante de ‘Gran Hermano’ y su compañero en el programa que presenta Emma García, ‘Viva la vida’. En relación a este joven tampoco confirmó nunca idilio alguno y se limitó a explicar que son «buenos amigos».

«Con la sirena más bonita de la playa», escribe Álvaro Lobo

Ahora, el corazón de Alejandra vuelve a vibrar con fuerza. No hay más que ver la última foto junto a su chico para comprobar que está feliz. «Con la sirena 🧜‍♀️ más bonita de la playa 😍 @alerubioc te amo🖤», escribe el pinchadiscos en su cuenta de Instagram, donde ha publicado una foto de la pareja besándose en la cubierta de un barco. Ella, con un minúsculo bikini, se dejaba querer subida sobre los muslos de su novio. La pasión entre ellos brota a raudales.

«Estoy muy bien, muy feliz», reconocía hace unos días Alejandra en el programa ‘Viva la vida’. Estuvo unida sentimentalmente a Lobo durante algo más de dos años, así que esta segunda oportunidad tiene un sabor dulce… «Estamos bien, tranquilos y con calma», aseguraba. «La vida da muchas vuelta y te sorprende», admitía.

En las últimas semanas se ha visto al DJ visitar el domicilio de Alejandra en varias ocasiones, pero la nieta de María Teresa Campos no tiene intención de vivir bajo el mismo techo que su chico. Ya lo hicieron en la primera entrega de su romance, y en esta segunda parte no quiere cometer los errores del pasado. Mejor ir poco a poco y evitar la convivencia. «Cada uno en su casa y Dios en la de todos sino las cosas se complican mucho. Somos muy jóvenes y nos fuimos muy pronto a vivir juntos», ha señalado Alejandra.

Alejandra Rubio reconoce estar «genial» con su chico

En estos momentos, parece claro que la benjamina del clan Campos ha logrado retomar su relación con Álvaro Lobo y hacerlo con energías renovadas. Ambos han conseguido limar sus diferencias del pasado, especialmente en lo referente a sus respectivos trabajos. Un aspecto que les separó en el pasado. Sobre el cambio físico de su pareja, que ha perdido algunos kilos, Alejandra reconoce que lo ve «guapísimo y súper delgado». Eso sí, ha dejado claro que para ella el aspecto no es lo más importante: «A mí el físico no me importa y nunca me ha importado».

Ahora que sus caminos han vuelto a cruzarse, solo les queda dejarse llevar y seguir disfrutando de este amor que promete dar estabilidad a Alejandra. A sus 20 años, triunfa en las redes sociales, en televisión y, encima, está “genial” con su chico. ¿Qué más se puede pedir? Para colmo de su dicha, tiene la bendición de mamá. Sobre la segunda oportunidad de la pareja, Terelu Campos parece estar contenta con la decisión que ha tomado su única hija. «Me ha dicho que sea feliz», ha declarado Alejandra, quien debe decidir cuándo regresa a su sillón en ‘Viva la vida’, donde se sentó por última vez hace un mes. Quizás prefiera centrarse en su trabajo como ‘influencer’ y en recuperar el tiempo perdido con Álvaro Lobo, con quien está muy ilusionada.