Alba Santana ha recibido este viernes las cenizas de su madre, Mila Ximénez, en el domicilio en el que vivía la colaboradora de ‘Sálvame’ en Madrid. Ahora, la hija de Mila y Manolo Santana se podrá llevar las cenizas al lugar donde quiso estar ella.


Alba Santana ha pasado los peores días de su vida. La hija de Mila Ximénez  viajó hasta Madrid desde Ámsterdam, Holanda, -donde vive con su familia-, hace unos días después de conocer que el estado de salud de su madre era delicado. Esta semana ha estado junto a ella en el domicilio de su madre, hasta donde se han acercado también los hermanos de la colaboradora de ‘Sálvame’ para estar allí en sus últimos días de vida.

Pues bien, después de dos días intensos de tanatorio, hasta donde se han acercado numerosos familiares, amigos y rostros conocidos de la televisión, ahora ya toca volver poco a poco a la normalidad. Alba Santana, que sigue en España, ha recibido durante la mañana de este viernes las cenizas de su madre en el domicilio de su madre. Ha sido una trabajadora de la funeraria la que ha acudido a la casa de la colaboradora para entregar personalmente las cenizas a Alba.

Y es que las cenizas se irán a Ámsterdam junto a su hija, que cuando acabe con las gestiones necesarias que supone perder a un familiar, volverá a su casa junto a su marido y sus hijos, a los que Mila Ximénez adoraba. Por expreso deseo de Mila, sus cenizas viajarán hasta el país que ha acogido a Alba Santana.

Las cenizas de Mila Ximénez ya están con su hija, Alba Santana

© Europa Press.

La colaboradora de ‘Sálvame’ llevaba muchos años trabajando en televisión, pero siempre ha tenido claro que cuando se jubilara, su destino sería al lado de su única hija. De hecho, antes de enrolarse en la aventura selvática de ‘Supervivientes’ advirtió que con el dinero que ganara desaparecería un tiempo de la pequeña pantalla. Mila era tremendamente familiar y, por ello, solo quiso estar rodeada de su piña en su casa antes de morir. Precisamente era en Ámsterdam donde ella imaginó su retiro dorado, la misma ciudad en la que ha pedido que reposen sus cenizas. Ese fue el último deseo de una madre a su hija. Y eso es lo que hará Alba Santana. La hija de Mila Ximénez ya se podrá llevar las cenizas a Ámsterdam.

Su hermano Manolo quiso explicar dónde irían las cenizas

Su hermano Manolo está roto, pero no quiso esconder el motivo por el que Mila quiso acabar allí, ya que en Ámsterdam imaginaba Mila su jubilación. Ella tampoco lo ocultó en ‘Sálvame’ cuando hablaba de la distancia que le separaba de su hija, pues la necesitaba cerca de ella. Alba Santana reside en Ámsterdam, ciudad a la que Mila viajó en infinidad de ocasiones para disfrutar del que era su mayor tesoro.

Un fin de semana relámpago o unos días durante sus vacaciones bastaban para recargar pilas, siendo este el lugar en el que Mila pensaba vivir cuando ya no trabajara. «Ella es donde ha querido estar siempre, al lado de su hija y de sus nietos, pero la distancia no lo ha permitido. Mila todo lo que ha planificado en los últimos años era pensando en el momento en el que viviese al lado de ellos con los que tenía una relación muy cercana. Ese ha sido siempre el objetivo de Mila», decía Manolo Ximénez. Ambos hermanos tuvieron infinidad de conversaciones, confiaban plenamente en el otro y se contaban todos y cada uno de sus planes, entre ellos, este viaje a los Países Bajos sin retorno.