Ágatha Ruiz de la Prada confiesa su infidelidad a su ex, Pedro J. Ramírez

Nadie se esperaba que durante su aventura con Jesús Calleja, Ágatha Ruiz de la Prada terminara confesando que fue infiel a Pedro J. Ramírez

Jesús Calleja no estudio la carrera de Periodismo, pero con el paso de los años ha demostrado que hubiera sido una muy buena opción. De la mano de su programa ‘Planeta Calleja’, el aventurero ha tenido la oportunidad de conocer más de cerca a algunas de las caras más conocidas de la sociedad española, poniéndoles a prueba y preguntándoles por todo aquello que nadie más se atreve. La última en pasar por sus manos ha sido Ágatha Ruiz de la Prada, con quien se ha ido de viaje hasta la lejana Costa Rica.

15Mucho más que una mujer de moda

Acostumbrados a verla siempre de punta en blanco, la diseñadora sorprendió con su versión más aventurera.

14Sin dejar de ser ella

Aunque se adentró en la selva, Ágatha no dejó de ser ella y se llevó a su maquillador para estar guapa en todas las escenas. «En mi casa no me persiguen tres cámaras», fue su justificación.

13¡Menudo kit!

Entre colorete, pintalabios y máscara de pestañas, Jesús aprovechaba para descansar y planificar lo que harían después.

12De sorpresa en sorpresa

Sin duda, la diseñadora ha sido una de las invitadas que más han sorprendido a Calleja, que no se esperaba que fuera tan abierta y simpática.

11Sin pelos en la lengua

Desde que se divorció de Pedro J. Ramírez la diseñadora ha desvelado muchas cosas sobre su relación, pero la que le contó al leonés ha sido la más sorprendente de todas.

10La gran pregunta

“¿No tuviste ningún escarceo mientras vivías con…?”, quiso saber Jesús.

9Se quedó con ganas

“Muy pocos. Debería haber tenido más”, fue la respuesta de Ágatha, que ha dejado a todos con la boca abierta.

8Una mujer nueva

Si tras conocer la decisión de su marido de poner punto final a su matrimonio Ágatha parecía deshecha, con los meses renació como el ave fénix.

7No se arrepiente de los escarceos

6Su gran apoyo

De la Prada no vivió sola la aventura, su hijo, Tristán, la acompañó a Costa Rica.

5¡Y qué valiente!

Pero no solo demostró valentía al confesar sus romances del pasado, sino también acercándose a los animales de la zona.

4No le gustan nada las serpientes

3Terminaron abrazados

Pero no por nada amoroso, sino porque ascendiendo un volcán extinto comenzó a soplar un fortísimo viento que casi termina tirándoles al suelo.

2Tuvieron que abandonar

1El viento les hizo dar la vuelta

¡Y solo les quedaban 50 metros para llegar a la cima!