Evitar las arrugas es uno de nuestros sueños estéticos. La buena noticia es que los estragos que el tiempo provoca en nuestra piel en forma de arrugas pueden minimizarse y atenuarse. Y además, por fortuna, gracias a la estética preventiva hemos conseguido adelantarnos y dirigir los cambios que se producen en la piel sin perder la naturalidad.

Los estragos que el tiempo provoca en nuestra piel en forma de arrugas pueden minimizarse y atenuarse

Por eso invertiremos menos tiempo y dinero en tratar nuestras arrugas si empezamos por el principio. Y si nos adaptamos a las necesidades que nuestra piel va a ir reclamando a medida que pasan los años. Es decir, se trata de envejecer, sí, pero utilizando la cabeza. Y debes ayudarte   de los mayores avances en técnica y cosmética. Por supuesto, todo debe empezar por la disciplina en casa.

  1. Como primer consejo, practica yoga facial frente al espejo. Tonifica, activa la circulación sanguínea, previene la flacidez y las arruga. Además, tiene un efecto liberador del estrés de impacto. Con unos minutos que dediques durante tu desmaquillado bastarán para relajar, estimular y alisar. Y estarás consiguiendo que la penetración de los principios activos sea mejor.
  2. Otra de las claves para controlar la aparición de arrugas es mantener a raya la hidratación y mejor si utilizas ingredientes antiedad. Sobre todo que tengan ácido hialurónico, para que las células de la piel retengan el agua y redensifiquen la zona realizando un efecto relleno.
    Otra de las claves para controlar la aparición de arrugas es mantener a raya la hidratación

    Secretos que te ayudan a evitar las arrugas

  3. Como secreto de alimentación toma aguacate porque estimula la formación de colágeno y la regeneración de tu piel gracias a su Vitamina E. Es rico en minerales y contiene antioxidantes y grasos ácidos que son esenciales y que dan a tu piel y a tu cabello vitalidad.
  4. Mientras duermas, evita posturas que provoquen la aparición de arrugas. Mejor para evitarlo, dormir boca arriba, y elige texturas suaves cuando compres almohada. La seda o el raso no se arrugan y no se adhieren a la piel como el algodón. También puedes optar por una almohada antiarrugas. Y cuando te levantes por la mañana haz un masaje en la zona del rictus para estimular la circulación sanguínea.

    Como secreto de alimentación toma aguacate porque estimula la formación de colágeno
  5. ¿Y en cabina? Quién viene a nuestros centros busca precisamente sentirse bien, joven pero con una lógica de lo natural, sin artificios. Trabajan la prevención consiguiendo un doble objetivo: cuidarse de manera saludable, sin tratamientos agresivos, y mantener un aspecto mejorado y prolongado en el tiempo. No esperan a que las arrugas sean excesivamente pronunciadas o a que la flacidez o la papada hagan su aparición. Previenen. Es la mejor receta antiaging.