La princesa Victoria de Suecia acude a una gala con un vestido de H&M, que ya le habíamos visto a la Reina Letizia. ¿Cómo os gusta más?


La princesa Victoria de Suecia ha reaparecido con brillos y de gran gala. Hoy ha hecho entrega del premio de la Real Academia de Letras, Ciencias y Antigüedades de Suecia, celebrada en Estocolmo. Y más allá de la importancia cultural de este evento, lo primero en lo que nos hemos fijado ha sido en su atuendo. Cumplía con la etiqueta a la perfección, de largo, con enjundia… ¡Pero era el mismo de la Reina Letizia!

Gtres.

Bueno, en realidad no el ‘mismo’, por supuesto. Pero sí el mismo modelo. Un vestido de la marca sueca H&M, perteneciente a la colección de su línea sostenible Conscious Exclusive. De tul, con transparencias y en un elegante color azul plomo. No es la primera vez que se lo ponía, pero rápidamente nos ha recordado a nuestra Reina.

El motivo es que la soberana española llevó este diseño durante su reciente viaje oficial a Suecia, el pasado noviembre. Aunque Letizia lo lucía customizado, a su manera.

Gtres.

Si el de la princesa Victoria va cubierto con manga corta transparente, el de Letizia prescindía de mangas y hacía que nuestra Reina presumiera de sus famosos brazos musculados.

La Reina Letizia quiso hacer un guiño a la moda escandinava durante su visita a aquel país, lo cual fue muy bien acogido.

Aunque a decir verdad, Victoria lo había estrenado antes que ella. La heredera suele escoger esta firma con bastante asiduidad, haciendo patria con la moda nacional a buen precio. Este diseño en concreto cuesta 300 euros.

Gtres.

En esta ocasión, la primogénita de los reyes Carlos Gustavo y Silvia de Suecia ha acudido en solitario a esta gala. La diferencia respecto a cuando se lo puso Letizia es que no era una velada de máxima etiqueta, por lo que ha prescindido de tiara, aunque sí que se ha puesto bonitas joyas, además de su banda y un broche con condecoración.

A su lado no estaba su esposo, Daniel Westling, con el que últimamente no para de trabajar en actos conjuntos.

Gtres.

Esto se ha interpretado como una forma de acallar los insistentes rumores que hablaban de una fuerte crisis matrimonial e incluso de divorcio, algo que la propia pareja tuvo que desmentir a través de un contundente comunicado. «Para proteger a nuestra familia, queremos dejar claro, de una vez por todas, que los rumores que ahora se están difundiendo son completamente infundados», aseguraban. La pareja tiene dos hijos: Estelle, de 10 años, y Oscar, de seis, y han querido atajar de una vez por todas la situación.