El menor de los tres hijos de Carlos Felipe y Sofia de Suecia será bautizado el 14 de agosto rodeado pro su familia (pero no por la prensa).


El menor de los tres hijos de Carlos Felipe y Sofia de Suecia ya tiene fecha para su bautizo. Será el próximo 14 de agosto en la iglesia del palacio de Drottningholm cuando el príncipe Julian Herbert Folke, duque de Halland, recibirá el sacramento rodeado de toda su familia. Eso sí, en su caso se romperá con una tradición dentro de la Familia Real sueca. Y es que la ceremonia no será retransmitida por televisión, ya que los padres han preferido que se trate de algo más íntimo.

Casa Real de Suecia.

Todos y cada uno de los bautizos reales desde la princesa Victoria, que tuvo lugar en 1977, han sido emitidos por la cadena pública SVT. Sin embargo, esta vez el bautismo quedará de puertas para dentro con los principales miembros de los Bernadotte como invitados. Será una magnífica oportunidad para que la familia pueda reunirse de nuevo tras más de un año separados por la pandemia. Por ahora se sabe que Magdalena de Suecia y su familia, que residen en Estados Unidos, regresarán a Suecia este verano.

Prinsparet.

De todas formas, se ha tenido en cuenta su posición al tratarse de un ‘royal’, nieto del rey Carlos Gustavo de Suecia. La prensa podrá acceder al interior de la iglesia una vez termine la ceremonia de bautismo para tomar algunas fotos e imágenes del momento.

Con ellos Carlos Felipe y Sofia se desmarcan de una tradición de 43 años. En ese sentido, el pequeño Julian también marca otras diferencias: es el primer nieto del monarca que nace sin la consideración de Alteza Real y que no pertenece a la Casa Real, aunque sí a la Familia Real, según la decisión que tomó el rey el 7 de octubre de 2019 adoptando nuevos cambios para su dinastía. Quizás este hecho haya influido en la decisión de los padres.

Prinparet.

Julian vino al mundo el pasado 26 de marzo, siendo el tercer hijo de los príncipes Carlos Gustavo y Sofia de Suecia. Sus hermanos mayores son el príncipe Alexander, de cinco años; y el príncipe Gabriel, que el próximo 31 de agosto cumplirá cuatro años. El pequeño ocupa el séptimo lugar en la línea de sucesión al trono.

En la última imagen pública del bebé precisamente aparecía tumbado entre sus hermanitos, quienes lo han recibido casi como un juguete más en la familia. Desde entonces la princesa Sofia apenas ha realizado apariciones públicas, siendo la última de ellas en su cuenta de Instagram para celebrar el Día Nacional de Suecia.