Los Reyes, Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, han ofrecido el tradicional saludo desde el balcón de palacio durante una jornada insólita sin bullicio en las calles.


Los últimos meses hemos visto cómo algunas tradiciones que se mantenían férreas en el tiempo tenían que ser, inevitablemente, alteradas por la pandemia del coronavirus. Las Casas Reales de la vieja Europa se han adaptado a las circunstancias y su trabajo se ha relegado a los despachos de palacio, pero poco a poco, se comienza a retomar la normalidad. La corona sueca ha celebrado el Día Nacional durante una jornada que ya forma parte de la historia porque si en ediciones anteriores los diversos miembros de la casa se mezclaban con los ciudadanos y abrían las puertas del Palacio Real de Estocolmo, esta vez los festejos han sido muy distintos.

 

Año tras año, esta jornada festiva albergaba a una gran cantidad de visitantes que deseaban recorrer las estancias y los pasillos del Palacio Real que se mantenía abierto y ofrecía una serie de actividades al público. Durante esta ocasión, el castillo ha cerrado sus puertas a las visitas. Como medida alternativa, la princesa heredera, Victoria de Suecia, ha realizado una ruta guiada digital que han compartido a través de las redes sociales donde ofrece una detallada explicación de las distintas estancias. Una ruta virtual que acerca no solo a los ciudadanos del país las maravillas de este palacio, también abre las puertas para que el mundo entero pueda ver de cerca la residencia oficial.

Los Reyes, Carlos Gustavo y Silvia de Suecia, ofrecían el tradicional saludo desde el balcón de palacio durante una jornada totalmente atípica sin bullicio en las calles. El monarca, además, cumplía con su habitual discurso que era retransmitido por televisión. La soberana lucía la vestimenta típica del país compuesta por un vestido campestre con motivos florales y los colores azul y amarillo de la bandera. Por su parte, la familia también distribuía una bonita imagen de los hijos de la princesa Victoria, Estelle y Óscar, durante esta jornada. La pequeña, muy sonriente, lucía su cabello recogido en dos trenzas y sostenía con dulzura la mano de su hermanito.

Una bonita estampa familiar

Magdalena de Suecia también se fotografiaba con sus tres hijos, Adrienne, Leonore y Nicolás, quienes hondeaban la bandera del país y deseaban a todos sus compatriotas un gran día a través de su perfil oficial en Instagram. Todos ellos combinaban sus estilos en azul y amarillo, pero no lucían en esta ocasión el traje tradicional. Si en anteriores ocasiones, las calles del país han estado llenas de ciudadanos disfrutando de un gran día, esta vez la pandemia ha alterado por completo esta realidad, con una agenda mucho más discreta y evitando las aglomeraciones.

Carlos Felipe y Sofía de Suecia tampoco han optado por llevar el traje oficial, el matrimonio también se pronunciaba a través de su cuenta oficial de Instagram deseando un feliz día donde compartían un vídeo de la bandera del país hondeando.