Los reyes vuelven a dar que hablar por sus vacaciones privadas en Grecia: el rey Guillermo sin camisa, la reina Máxima en biquini… Ellos no quieren que se vea nada.


Los reyes Guillermo y Máxima de Holanda están disfrutando de sus vacaciones de verano. Un tiempo precioso que dedican a su familia y amigos… y del que no quieren que el resto del mundo sepa nada y mucho menos que trasciendan imágenes o fotografías.

Desde hace años exigen una estricta norma de privacidad, por la que no dudan en emprender acciones legales si creen que esta se vulnera. Así sucedió el año pasado durante su escapada a Grecia (en plena pandemia y por la que más tarde pidieron un perdón público), cuando circularon unas fotografías suyas en traje de baño y demandaron a la revista alemana Bild por publicarlas. Y así ha vuelto a ocurrir este verano…

Casa Real Países Bajos.

Durante estos días se ha visto a los reyes y sus hijas, las princesas Amalia, Alexia y Arianne, en el paraíso. Es decir, en su refugio griego. Hace unos años compraron una casa en la zona de Doroufi (Kranidi), en el Peloponeso, y procuran aprovecharla todo lo que pueden. Se trata de un complejo de tres casas mirando al mar Egeo, con pista de tenis, piscina y muelle privado, donde atracan el yate que adquirieron hace un año. Una preciosidad a la que han bautizado como «el súper yate más pequeño y lujoso del mundo», con sus 16 metros de largo y todas las comodidades imaginables en estos casos, que en su momento les costó dos millones de euros.

En el barco han recibido también a unos amigos, con los que se les ha visto muy relajados pasándoselo bien. El rey Guillermo, sin camiseta y en bañador; la reina Máxima y su hija mayor en biquini, tomando el sol… Lo normal en estos casos. Pero unas fotografías han vuelto a salir a la luz y esto no ha sentado nada bien a la Casa Real holandesa.

De hecho, el periodista holandés Menno Swart, que las compartió en su Twitter, parece que ya ha sido advertido. «Con pesar en mi corazón me dirijo a ustedes. Mis fotos del rey sin camisa han provocado fuertes reacciones en muchos holandeses. Después de consultar con mi abogado, elimino las fotos. Solo mira a ‘Caras'», escribe en su cuenta. Se refiere a la revista argentina, que sí ha sacado este reportaje.

Máxima de Holanda aparece vestida con un traje blanco semitransparente, de estilo helénico, atisbándose su biquini por debajo. En otras fotos luce un sofisticado caftán azul con un pañuelo estampado en la cabeza… Es la otra cara de la realeza holandesa, lejos de sus compromisos oficiales, pero que ellos no quieren que se vea. Algo que genera mucha polémica entre los medios y los ciudadanos más críticos, al considerarlo poco menos que una censura.

El hecho es que hoy mismo los reyes Guillermo y Máxima han interrumpido su maravillosa estancia en Grecia para regresar a su país. A primera hora tomaban un avión de la línea KLM desde Atenas a Ámsterdam. Y es que les esperaba un acto oficial en el palacio de Noordeinde (La Haya), donde han recibido a los ganadores de medallas holandeses en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Gtres.

La reina Máxima, de 50 años, estaba radiante con un vestido de tafetán azul de la firma Natan y un favorecedor tono de piel.

Será un viaje relámpago, pues se espera que regresen de nuevo a Grecia para disfrutar de la recta final de sus vacaciones. Volver a su idílica residencia, navegar en su yate, broncearse en la cubierta…

Gtres.

La última vez que la Familia Real compareció en público fue el pasado julio, para su tradicional posado de verano en su residencia de Huis ten Bosch.

También es un verano muy especial, porque sus hijas mayores inician otra nueva etapa. La princesa Amalia (17) se ha graduado y ahora debería ir a la universidad, aunque parece que se va a decantar antes por viajar un poco por el mundo y acumular experiencias. La princesa Alexia (15), por su parte, en breve se marcha al internado UWC Atlantic College de Gales (Reino Unido) para estudiar el bachillerato, donde tendrá como compañera a la Princesa Leonor.