La princesa Ingrid Alexandra de Noruega celebra su mayoría de edad con un posado ‘de mayor’ y recibe como regalo un nuevo despacho en el Palacio Real


La princesa Ingrid Alexandra de Noruega, primogénita de los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega, cumple hoy 18 años. Por tal motivo, y como corresponde a la segunda en la línea de sucesión al trono, la Casa Real lo celebra compartiendo los nuevos retratos de la protagonista.

Casa Real de Noruega.

Hoy es un día importante. La princesa alcanza su mayoría de edad y, por tanto, a partir de este momento da un paso más en su función institucional. Ayer mismo se adelantaba visitando los poderes del Gobierno.

Para acudir al Parlamento y a su cita con el Primer Ministro, Ingrid Alexandra eligió un estilo más adulto, en el que hacía varios homenajes a su madre, luciendo una chaqueta, una cartera y unos pendientes suyos.

Casa Real de Noruega.

En la nuevas fotografías con ocasión de su 18 aniversario, la princesa se presenta con una imagen muy atractiva y ya madura del todo. Ingrid Alexandra ha escogido para este posado tan especial un look con vestido ajustado negro, largos pendientes y un llamativo anillo en su dedo. En otro cambio de look, la princesa escoge una chaqueta negra con top blanco, y destacan sus pendientes largos rematados con una gran bola.

Casa Real de Noruega.

Pero no solo llama la atención por su atuendo. También su actitud es digna de reseñar.

Situada en un salón de palacio, la joven mira a la cámara, ‘juega’ con ella, sonríe, domina el escenario… Lleva la melena suelta, peinada con raya al medio y también un ligero maquillaje. Definitivamente, Ingrid Alexandra se ha hecho mayor.

Ya lo demostró durante estos actos oficiales previos con los que se ‘estrena’ como miembro adulto de la Familia Real noruega. El resto de festejos han debido posponerse a causa del repunte de la pandemia.

Entre ellos estaba prevista una cena de gala, en la que la princesa iba a debutar de largo y con tiara. Será para más adelante. Lo que no se descarta es que hoy mismo tenga su propia cena con el resto de la familia y sople las velas de la tarta.

Casa Real de Noruega.

Si en la esfera pública parece que Ingrid Alexandra de Noruega no tiene problema para desenvolverse, en la privada mucho menos. Nació el 21 de enero de 2004 en el hospital de Oslo. El 17 de abril del mismo año recibió el bautismo y entre sus padrinos estaba el entonces príncipe Felipe. En el verano de 2019 recibió la Confirmación y pronunció unas palabras en público. Después de estudiar en colegios públicos, en agosto de 2020 comenzó sus estudios superiores en la escuela Elvebakken de la capital.

En el horizonte está su formación militar por su condición de heredera y futura reina. El precedente más inmediato lo tiene en la princesa Elisabeth de Bélgica, quien ha completado un año en la Academia Militar de Bruselas.

Respecto a sus aficiones, se sabe que es una experta esquiadora. Así nos lo ha demostrado esta semana, durante una escapada familiar a la nieve, en la que a través de un vídeo compartido por la Casa Real hemos visto cómo se deslizaba a gran velocidad y daba saltos vertiginosos por la montaña blanca.

Adora los deportes al aire libre, como el resto de su familia, y también practica actividades acuáticas.

Casa Real de Noruega.

Ingrid Alexandra está muy interesada en el medioambiente y el cambio climático. De hecho, estos fueron los temas del primer acto oficial en el que participó, ya en 2009. En 2016, la princesa encendió la llama en la ceremonia inaugural de los Jóvenes Olímpicos en Lillehammer. Y en 2018 bautizó el nuevo buque de investigación llamado como su padre.

A raíz de su 18 cumpleaños, a la princesa Ingrid Alexandra se le ha concedido como ‘regalo’ su propio despacho en el Palacio Real. Los compromisos irán aumentando con el tiempo, aunque, según matizan desde la Casa Real noruega, «su foco principal en los próximos años estará centrado en su educación».