Después de asistir a los grandes fastos con motivo de la Entronización del emperador Naruhito de Japón, los reyes Guillermo y Máxima de Holanda regresaron a su país para retomar sus compromisos oficiales. Este tuvo que ver con algo en lo que ambos están muy concienciados: el medioambiente. En eso demuestran estar atentos a lo que sucede a su alrededor, sumándose ellos también a lo que se ha convertido en una necesaria lucha global por el planeta.

7Noche de cine

Los Reyes asistieron al estreno del documental Galapagos: Hope for the Future, en el Pathe Tuschinski de Ámsterdam. La cinta aborda la naturaleza salvaje de las islas Galápagos, un archipiélago en el Pacífico que pertenece a Ecuador, y se inspira a los espectadores a pensar en un futuro sostenible.

Máxima y sus tocados en la India. ¿Quién dijo excesos?

Las royals vuelven a cenar en Japón… pero ya sin Letizia. 

6Un documental para concienciar sobre el medioambiente

La reina escogió para la ocasión un conjunto a medio camino entre la fiesta y algo más informal. Desde luego contrastaba con el elegante esmoquin que llevaba su marido. Ella optó por los pantalones, eso sí, con un toque de noche, confeccionados con tejido de lentejuelas y un top cruzado negro de terciopelo.

Letizia se desmarca (de cabeza) del resto de reinas europeas. 

5Terciopelo y lentejuelas

La melena, recogida en un sencillo moño con raya al medio, para lucir bien sus pendientes largos de tiras brillantes.

El exótico viaje de Guillermo y Máxima de Holanda a la India. 

Kate y Máxima: inesperado duelo de estilo hindú. 

4Pantalones estilo disco

Máxima de Holanda, fiel a su estilo barroco, se colgó del hombro un largo fular de terciopelo rematado con flecos. Inevitablemente estos pantalones nos recuerdan a la época disco, a finales de los 70 y primeros 80, cuando las lentejuelas campaban a sus anchas por las pistas de baile…

3Pendientes largos de brillantes

2Una pareja eco

1Un estilo recurrente

Este último estilismo demuestra el gusto de Máxima por este tipo de atuendo, no tan común para las reinas en actos oficiales. Los pantalones son cómodos y los de pierna ancha consiguen también la elegancia deseada. Sin ir más lejos, precisamente para la reciente cena de gala ofrecida por el primer ministro de Japón, la soberana escogió un mono de gasa en color granate, junto con una capita brillante sobre los hombros. La reina Máxima marca sus propias tendencias.