Rania de Jordania también comienza el año con ganas y a pie de calle. Fuera de los palacios y, lo que es más sorprendente, ajena a su glamour habitual. Al menos en apariencia. Vestida de manera informal, con chaquetón, camiseta, vaqueros, botas ¡y hasta un pañuelo tradicional! ¿Pero quién es esta Rania?

La esposa del rey Abdullah realizó una visita a la calle Al Khader en la ciudad de Al Salt, donde recorrió los diferentes puestos y establecimientos comerciales, enfocados en la artesanía local y los productos agrícolas. La reina fue de uno a otro, desenvolviéndose de maravilla en contacto directo con la gente, charlando e interesándose por su situación, en particular por los proyectos dirigidos a los jóvenes emprendedores.

Redes sociales.
Redes sociales.

Para llevar a cabo este cometido, Rania de Jordania mostró su lado más ‘humilde’. Cercana por dentro y por fuera, con un look lejos de lo que nos tiene acostumbrados. Es decir, con elementos básicos y sin grandes marcas y complementos de lujo a primera vista.

En esta ocasión optó por la sencillez. Vestida con un chaquetón blanco que llevaba abierto, una camiseta blanca, combinada con jeans sin cinturón y unas botas de suela gruesa, como de campaña. Ni rastro de tacones y bolsos de tendencia. El pelo suelto acentuaba esta imagen más informal de la soberana.

Aunque hemos de decir que las botas tienen truco, pues están lejos de ser ‘normales’. Las firma Dior y cuestan 890 euros. Ya hace unos meses se las vimos puestas mientras hacía un recorrido por una ruta senderista en su país.

Redes sociales.
Redes sociales.

Por último, no le faltaba otro detalle muy significativo: un pañuelo de tipo Palestina, con el que se cubrió los hombros. Hay que recordar que los padres de Rania son de origen palestino. Es una prenda que se suele utilizar en Oriente Medio para protegerse de los fuertes vientos o el humo, aunque a veces puede tener una connotación política, que no es el caso.

Esta es una imagen cada vez más habitual en su agenda oficial. Y es que desde hace unos años se ha tratado de dar un giro a su imagen, quizás excesivamente glamourosa e internacional, optando por acercarla al pueblo jordano.

También ella se ha convertido en una maestra en mezclar el estilo más cosmopolita con el tradicional, y a menudo podemos verla vistiendo el caftán árabe. Ya sea de una manera u otra, Rania de Jordania, de 51 años, siempre consigue brillar.