Que la reina hachemita es un icono de estilo es algo indudable. Y en cada aparición pública lo demuestra. Eso hace también que cada look suyo sea analizado minuciosamente e incluso imitado por muchas mujeres. El último que le hemos visto fue ayer para acudir al acto de graduación de la última promoción de profesores profesionales formados en la Academia Reina Rania, una institución que tiene consideración universitaria, que tuvo lugar en Ammán. 

Rania, de 47 años, escogió un atuendo con varias claves que suele repetir: una blusa blanca (con las mangas recogidas) y una falda. Esta es una combinación recurrente en su caso, pero con la que siempre consigue una y mil variaciones. Su repertorio de faldas, en concreto, es infinita e incluye algunas de las mejores firmas tanto de renombre internacional como de diseñadores locales.

Lo más llamativo de su conjunto era precisamente esta falda, con largo al tobillo, vaporosa, plisada y con un estampado de aire étnico. 

Para redondear el look, Rania se peinó hacia atrás, con un efecto semimojado, tan parecido al que lució la reina Letizia hace casi un año. Y se puso unos grandes pendientes de piedras, que podría haber realizado Coolook, la firma mallorquina a la que nuestra Reina es tan adepta.

 

La esposa del Rey Abdullah lleva unos años algo más alejada del ojo público y del mundo del glamour, por decirlo de algún modo. Sus apariciones están enfocadas en los temas que más le interesa, particularmente los que tienen que ver con la educación, y dentro de esto favoreciendo a la mujer en el mundo árabe. Una imagen más profesional que, sin embargo, no logra restar atención sobre su siempre impecable aspecto. 

La Reina pronunció discurso tras la entrega de diplomas.